Wikileaks, Afganistán y los Papeles del Pentágono

12 08 2010

Una de las grandes batallas de los gobierno en el mundo actual es poder defender moral e ideológicamente una guerra, un ejemplo de esto se viene dando en la actual presencia de Estados Unidos y sus aliados en Afganistán, tras la revelación de documentos secretos difundidos a través del portal Wikileaks, que ha provocado un debate sobre si es que vale la pena mantener una presencia militar en la zona.

Wikileaks se ha convertido en uno de los mayores avances para el periodismo de investigación que existen en la actualidad, su labor es básicamente difundir a traves de internet  documentos que gobiernos de cualquier parte del mundo mantienen ocultos y cuyos contenidos tiene gran relevancia. Lee el resto de esta entrada »





Niebla de guerra (una reseña)

14 07 2009

fog_of_war“Todo militar honesto te dirá que ha matado innecesariamente miles de personas. Son errores…”,  para Robert Mc Namara ex secretario de Defensa de EE.UU. durante la Guerra Fría la moralidad era un asunto difícil de ver en medio de la batalla por el mundo entre EE.UU y la URSS.  Esa es una de las conclusiones principales del documental The Fog of War (La niebla de guerra), un film imprescindible para entender cómo se toman las decisiones que cambian la historia de la humanidad.

A través de esta película vemos las memorias de Robert Mc Namara  como un aplicado estudiante universitario, analista de la Fuerza Aérea, y Gerente de la empresa Ford, pero lo más trascendental son sus años como Secretario de Defensa  durante las administraciones presidenciales de John F. Kennedy y Lybdon B. Johnson. Lee el resto de esta entrada »





El adiós de un halcón

7 07 2009

mcnamara_650.1Acaba de fallecer Robert Mc Namara, para muchos uno de los más grandes estrategas de la guerra fría, para otros, poco menos que un criminal de guerra. Mc Namara fue  durante la administración de John F. Kennedy y Lindon B. Johnson,  y el  Secretario de Defensa, un puesto clave desde donde debió enfrentar la crisis de los misiles y se gestó la Guerra de Vietnam, como ya se sabe el peor error estratégico, político y militar de la historia norteamericana.

Considerado como uno de los más inteligentes y capaces de su época, sin embargo, pasará a la historia como uno de los responsables de provocar la peor guerra que se haya visto y tener responsabilidad en los millones de civiles muertos a causa de los bombardeos con napalm en la vietnamita.

Con el tiempo Mc Namara se reinvindicó con la historia y sus opiniones fueron cambiando, llegando incluso a advertir de la necesidad de disminuir las armas nucleares como herramienta de la política exterior de su país, según él no hacerlo es una “inmoral, ilegal y terriblemente peligroso.”

Parte de la enmienda de sus errores del pasado quedaron plasmados en su libro de memorias In retrospect: the tragedy and lesson of Vietnam, en el admite que el gobierno norteamericano nunca pudo demostrar la famosa teoría del domino según la cual la caída de Vietnam desequilibraría el Sudeste Asiático , y que esto significaría una grave amenaza a la seguridad de Estados Unidos.

Luego de este libro Mc Namara apareció en el documental ganador del Oscar Fog of War: Eleven lessons from the life of Robert Mc Namara de Errol Morris, un retrato magnifico para alguien de su talla donde  cuenta  gran parte de su vida como político y la complejidad ética del período en el que vivió.

Las 11 lecciones de Mc Namara. Tomado del blog Niebla de Guerra

Trailer del documental Niebla de guerra

Un poco de historia. Un artículo de Mc Namara escrito en Time sobre la crisis de los misiles.





Para no olvidar

4 05 2008

El diario EL Pais recuerda los 40 años de la masacre de My Lai. Uno de los periodos más oscuros de la política estadounidense. Con este hecho se acabó con el planteamiento de que los norteamericanos eran los buenos de la guerra, pero sobretodo que hay guerras que son nobles cuando los objetivos que se persiguen son altruistas (léase llevar la democracia, liberar al mundo del comunismo, etc)

Los sobrevivientes que aun viven han narrado la magnitud del ataque en declaraciones sobrecogedoras: “Eran muchos soldados, se acercaron a la casa disparando contra los pollos y los patos. Mataban todo lo que veían. Sentimos un miedo atroz. Nunca se habían comportado así. Venían frecuentemente por el poblado. Nos pedían agua del pozo y nos daban comida a cambio. No les temíamos, pero aquella mañana eran distintos. En la casa estábamos mi madre, mi hija de 16 años, mi hijo de seis y yo, que estaba embarazada. Nos apuntaron con sus armas y nos pidieron que saliésemos y fuésemos hacia la acequia. A una vecina muy mayor que no se movía de puro miedo la mataron allí mismo. En la acequia había mucha gente. Nos empujaron a ella a culatazos. Uníamos las manos y les rogábamos que no nos mataran, pero empezaron a disparar”.





Vietnam e Irak

3 09 2007

fallofsaigon.jpgEl presidente norteamericano George W. Bush se resiste a ordenar la retirada de Irak y ha instado a no repetir los errores de hace 20 años cuando el ejército estadounidense se retiro de Vietnam del Sur.

Bush está tratando de vender la idea de que dejar Irak sería dejar a una naciente democracia indefensa frente a las garras del extremismo, como se hizo entonces con el gobierno de Vietnam del Sur, el cual cayó rápidamente en manos del comunismo.

Al igual que en el sureste asiático, el gobierno del primer ministro Nuri Al – Maliki apenas se sostiene en medio de los estallidos diarios de los coches bombas, los asesinatos selectivos y los enfrentamientos inter-religiosos.

La comparación es similar, por cierto, sin embargo el análisis histórico de la Casa Blanca no contempla que, al igual que en Vietnam, la democracia es frágil en Irak porque sufre de un serio problema de legitimidad pues está tutelada por el ejército norteamericano.

Por ejemplo, alguien podría creer que un partido anti-norteamericano podría ganar unas elecciones limpias en Irak. La respuesta es que terminaría siendo ahogado por la presencia norteamericana en el país.

La democracia y la libertad siempre han formado parte del vocabulario de la política exterior norteamericana, sin embargo tienen un problema para que esas palabras no caigan en la mera retórica.

Washington suele asociar democracia con paz y nuevamente vuelven a cometer el mismo error, al suponer que un país sin tradiciones democráticas y con grandes tensiones étnicas pueda transformarse en un modelo para el Medio Oriente.

Otra cosa que se está repitiendo con la dolorosa experiencia de Vietnam, se empieza a reformular el verdadero interés en mantenerse en una zona altamente inestable y cuya batalla están perdiendo.

Por eso, hay un consenso cada vez mayor de que es mejor dejar al gobierno iraquí resolver el problema y apresurar la salida norteamericana, para evitar quedar enfrascados en una eventual guerra civil.

Ninguna de estas reflexiones surgiría hoy, si es que no se hubiera tomado esta guerra tan a la ligera, pensando que enorme poder militar norteamericano era suficiente como para cambiar radicalmente un país como Irak.

Al igual que en el sureste asiático el triunfalismo embriagó a los estrategas y los hizo creer que sólo bastaba la voluntad para crear una nación a la medida.

Sin duda la lección de Vietnam que debió aplicarse a Irak es que los lemas y consignas patrióticos no son suficientes para lograr una victoria, y que el dogmatismo en política exterior conduce a fracasos estrepitosos.








A %d blogueros les gusta esto: