El negocio del humanitarismo

19 01 2010

No hay nada como un desastre humanitario para hacer buenos negocios, según parece la tragedia haitiana también se puede convertir en un excelente rubro en el cual participar, lo demás son tonterías.

Seamos realistas,  el transporte de medicinas, alimentos, agua, personal sanitario alguien lo hará, seguramente empresas de seguridad y contratistas privados que aprovecharán este momento para ganar unos millones de dólares mientras la opinión pública está muy ocupada contemplando la miseria humana transmitida desde sus televisores.

¿Mentiras? ¿Difícil de creer? Por qué no dar una leída al blog Guerra y Paz, en el que narra que hay una empresa privada especializada en rescates que salvó a un grupo de estudiantes de la Universidad de Florida, de quienes nadie tenía noticias hace días.

No olvidemos que durante la crisis humanitaria tras el huracán Katrina, la empresa de seguridad Blackwater se encargó de controlar los disturbios  y  el pillaje a punta de pistola, cuando la Guardia Nacional simplemente desapareció.

Esta es un industria multimillonaria que va desde transporte de víveres, helicopteros,  hasta ejércitos privados  que muchos Estados u organizaciones emplean ante este tipo de situaciones.

No por nada el IPOA  -organización que agrupa a varias de estas empresas- ya puso su aviso en su web, por si alguien se anima.

Y en momentos como los que vive Haití en que el caos campea por sus destruidas calles no faltará alguien que sugiera “contratistas privados” mucho más eficientes para reconstruir a este país y resguardar el orden.

¿Alguna empresa se anima? Secretario  de la ONU solicita 1.500 soldados para restaurar el orden.

Anuncios




¿Se derrumbará Irak?

2 07 2009

Muchos están esperando cuanto tiempo demorará para que Irak termine de caer en la anarquía y en una guerra civil, luego de que esta semana Estados Unidos inició la retirada de sus tropas para que sean los iraquíes se encarguen de su propia seguridad.

Robert Kaplan en su último artículo reproducido para Soitu.es hace un interesante análisis sobre la retirada: por un lado señala que  un buen número de tropas permanecerá en las ciudades como tropas de apoyo al ejército iraquí lo que seguramente significará asesores militares, inteligencia y apoyo aéreo con aviones y helicópteros, por lo que la presencia norteamericana aun se podrá sentir.

A pocas semanas de comenzar el repliegue norteamericano los coches bomba y ataques terroristas sembraron las dudas de si la retirada norteamericana era una buena idea, según Kaplan aun es pronto para saber si se abre  una nueva etapa de estabilidad o más bien el preludio de algo peor.
Según parece: “los ataques suicidas parecen querer demostrar que el primer ministro Nuri al Maliki realmente no dirige el país, sino que tan sólo es una marioneta de los norteamericanos, que ni el él, ni sus fuerzas de seguridad pueden proteger al pueblo iraquí por su cuenta —y que, por tanto, su régimen es ilegítimo y debe ser derrocado.” Esto evidenciaría que las motivaciones ahora son de tipo político y no sectario como hasta hace poco.

La salida de Irak era una necesidad, Estados Unidos ya no podía seguir perdiendo recursos y vidas en un lugar donde no hay nada por lo cual luchar, sin embargo, esta por verse si no se repetirá la constante de la política internacional, en donde los fines nobles causan resultados desastrosos.

Los estadounidednses ganan la guerra y pierden la paz en Iraq. La Vanguardia

Seis años en imágenes (fotos BBCmundo)





Las mentiras de Washington

22 04 2008

Algún día se sabrá porque los norteamericanos fueron tan poco críticos con el gobierno de George W. Bush después del fracazo de Irak, tras las mentiras de las armas de destrucción masiva, se han sumado el contratar periodistas para hablar a favor de la guerra y ahora supuestos analistas que “imparcialmente” lleguen a una conclusión favorable a la intervención en el país árabe.

Los supuestos analistas eran muy bien entrenados por personal de la Casa Blanca y del Departamento de Defensa para dar opiniones que favorezcan a la invasión, para aparecer luego en la complaciente prensa televisiva norteamericana, quien se compró todo el cuento.

¿Qué les ha pasado? ¿Por qué tan pasivos? Haces unos años Nixon fue prácticamente ejecutado públicamente, precisamente por mentir. Quizás después de esto se ha sentado un precedente y se ha creado una estrategia basada en asesores que se autoinculpan para cubrir al presidente de las críticas.

Reagan pasó por lo mismo con Irán-Contras y salvó la cabeza, Clinton pese a sus escarceos sexuales pudo exhibir un buen gobierno, en el caso de Bush parece haber aprendido bien de su antecesor republicano y ha logrado rodearse de una camarilla que sirven de coartada.

idea  y foto tomada de:Guerra y Paz





Irak no existe

18 03 2008

 irq_3102936.jpg

La invasión a Irak en el 2003 seguramente será recordada como uno de los peores errores estratégicos y políticos de la historia contemporánea de Estados Unidos. No sólo no hubo armas de destrucción masiva, sino que la idea de construir una democracia a punta de pistola demostró ser puro idealismo sin sentido.

Cinco años después Irak sigue a la deriva, el terrorismo y la violencia interétnica conspiran para hacer fracazar este proyecto de país, a lo que se suma que parece que nadie quiere tocar el espinoso tema como bien resalta Andrés Ortega.

Como bien señala en su blog los foros europeos parecen saltarse absolutamente el tema y prefieren hablar directamente de Afganistán o el conflicto palestino-israelí.

Al parecer el tema ya dejó de tener rédito político para los políticos europeos mientras que para sus pares norteamericanos tanto el candidato republicano John Mac Cain, asi los democratas, Clinton y Obama prefieren ignorar el tema.

No es para menos porque eso evidenciaria que ninguno tiene la menor idea de que hacer con Irak, por un lado no se pueden ir de ahí a corto plazo porque sumiría al país en el caos que favorecería al terrorismo, quedarse tampoco es una opción pues el desgaste militar y económico terminaría siendo un problema para cualquier presidente elegido.

Ver: El crimen de la guerra de Irak.

Una guerra innecesaria. Stephen M. Walt, John J. Mearsheimer








A %d blogueros les gusta esto: