¿El ascenso de los radicales?

1 02 2011

Una de las grandes dudas que despiertan las revoluciones es si en medio del caos y quien ocupa el poder del gobierno. Esos temores están surgiendo en el caso de Egipto.

El mayor temor para los más conservadores es que tras la caída inminente de Hosni Mubarak ascienda algún grupo radical opuesto a los intereses occidentales especialmente los norteamericano. El primer nombre que surge es el de los Hermanos Musulmanes, el gran partido islamista de Egipto e inspirador de muchos movimientos fundamentalistas del Medio Oriente.

Sin embargo, las generalizaciones no son tan sencillas, al parecer los Hermanos Musulmanes hace mucho dejaron atrás la violencia, tanto así que el propio Al-Qaeda los critica por su moderación. Tal como lo menciona el Brooking Institution de EE.UU. no habría que temerles tanto.

Si vemos los otros movimientos similares como los de Tunez, no hay tampoco atisbo de algún movimiento radical de tipo religioso, sin embargo hay que decirlo, seguramente muchos de los regimenes que salgan de estas revuelta no serán tan complacientes con EE.UU., principalmente porque la política exterior norteamericana durante décadas trató con gran complacencia, a la gran mayoria de dictadores árabes de estos países.

En el caso de Egipto, Mubarak permaneció 30 años gracias a la ayuda norteamericana, por diferentes razones, desde por ser uno de los pocos países árabes que tuvo un tratato de paz con Israel, hasta su colaboración con la guerra antiterrorista, en uno de esos ampliamente  conocidos casos de realpolitik, que apuesta por el mal menor.

Otro de las coartadas favoritas de las se valen gran parte de las monarquías absolutistas o las dictaduras árabes es que si se caen ellos surgirán regimenes  religiosos tipo Irán, cuyo integrismo y oposición a occidente son un dolor de cabeza constante.

Sin embargo la ola de protestas que azota el mundo árabe no tiene inspiración religiosa sino más bien piden alternancia en el poder, democracia, transparencia. Valores paradójicamente occidentales, que supuestamente no se aplican al mundo árabe, donde el clientelismo, el personalismo  y la falta de tradiciones liberales impiden el surgimiento de la amada democracia.

Lo que está ocurriendo es una ola reformadora en el Medio Oriente, curiosamente como la que pedía el presidente George W. Bush, solo que esta sí es en serio y definitivamente plantea un serio dilema para Washington,  a la que solo le está quedando respaldar las protestas.

Si todo sigue el curso que esperamos probablemente surgirán regimenes democráticos que seguramente no serán complacientes con EE.UU. por su apoyo a las dictaduras corruptas que gobernaron, y que seguramente incluirán partidos o movimientos de tipo islámico, como los Hermanos Musulmanes en Egipto.

Esto plantea algo muy interesante y nuevo, democracias con una presencia importante de partidos religiosos que Washington tendrá que aceptar. Porque si mal no recordamos el discurso oficial de la política exterior norteamericana es pro democratización, lo cual,se supone, incluye a todas las voces de una sociedad.  Siendo absolutamente  imaginativos ¿será posible, por ejemplo, que un futuro gobierno egipcio tenga en su gabinete a algun miembro de los Hermanos Musulmanes?

A Washington no le va a quedar más que repensar todos sus prejuicios originales de partidos islámicos igual Al Qaeda, ese prejuicio no es más útil porque para empezar no tiene nada que ver con la realidad. Hace mucho que los partidos religiosos participan en la política del mundo árabe  y muchos de ellos han tenido que adaptarse  a las normas de la pluralidad política.

 

El papel del los Hermanos Musulmanes.Afkar/Ideas

Caos bajo los cielos: qué magnífica situación.Slavoj Zyzek





La tecnología no es suficiente

23 06 2009

Mucho se ha hablado del rol de la tecnología en la crisis iraní, los opositores al régimen se han valido del Twitter, Youtube o Facebook,  para comunicarle al mundo lo que se censura en Irán, gracias a esto se han podido ver los luchas callejeras entre la policía y los manifestantes partidarios de el candidato presidencial perdedor de las elecciones, Hossein Mousavi.

Sin embargo, las nuevas tecnologías y las marchas callejeras no han podido invertir los cuestionados comicios presidenciales que ha asegurado la continuidad de Mahmoud Ahmadinejad.

Según parece, Mousavi tiene el dilema de continuar con la lucha y afrontar una represión sangrienta o quitarle el entusiasmo al naciente movimiento juvenil que quiere reformas profundas en el gobierno iraní.

Por nuestra parte, el entusiasmo le ganó a los occidentales que vimos lo quisimos, al inventar la llamada “revolución verde”, y llegar a compararla con el derrocamiento del Sha en los 70’s.

Sobre esto el historiados Timothy Garton Ash menciona: “Los movimientos populares, muchas veces, fracasan, al menos a corto plazo. Como las protestas de 2007 en Birmania, pasan a formar parte de la memoria como recuerdos e imágenes conmovedoras de un breve momento de poder; hasta que, quizá décadas más tarde, logran ocupar por fin su lugar en la mitología retrospectiva de un país liberado.”

De esta manera, ha pesar de las movilizaciones, la tecnología  y los actos simbólicos, los gestos no bastan para cambiar la historia.

Las nuevas tecnologías han jugado un rol inédito e interesante, pero también servirá para que las autoridades detecten fácilmente el descontento. A pesar de la esperanza que produce Internet y sus herramientas, éstas aun no pueden ser reemplazadas por le liderazgo y la fuerza de las ideas.

Recomendados:

La revolución en directo. El blog  En este mundo, de Carlos Sardiña, cuestiona el uso de internet en la revolución verde  e incluso indica que probablemente no hubo fraude en las elecciones iraníes como se se sigue diciendo.





El santo revolucionario

12 10 2007

 

 

1191927903870cheguevara4.jpg
Quizás no haya otra figura más mítica en América Latina que la del barbudo guerrillero, Ernesto Che Guevara, a pesar del fin del comunismo su imagen permanece a través de los años, llegando a convertirla en casi un icono de la cultura pop actual. Lee el resto de esta entrada »








A %d blogueros les gusta esto: