El combustible de la guerra

26 12 2008

Via ADN.es

Luego de la caída del régimen Talibán, el problema mayor de Afganistán es que es el primer productor de opio del mundo. A pesar de la presencia de la OTAN en la zona el tráfico de drogas campea  a su antojo mientras los militares combaten a Al-Qaeda y a las milicias del antiguo régimen.

El problema se complica aun más porque el cultivo es la principal forma de sustento para una población que sufre de pobreza crónica, por lo que erradicarla  no será muy popular.

La planta a su vez financia a los guerrilleros talibanes que financian su guerra contra el ejército multinacional encabezado por EE.UU.








A %d blogueros les gusta esto: