Historia secreta de la CIA

6 08 2009

weiner_cia_3D

Imagen e información de Purolibros.

El cine ha hecho que veamos a los espías y sobretodo a la CIA (Agencia Central de Inteligencia) como una institución metódica, eficiente y de gran capacidad de previsión, toda esa imagen ha sido desmitificada totalmente por el libro Legado de cenizas (Legacy of ashes), cuyo autor, Tim Weiner narra luego de una exhaustiva investigación la esta controvertida historia de esta organización.

Weiner, periodista de New York Times y ganador del Premio Pulitzer, narra la  historia de CIA sin piedad, tras investigar esta agencia durante décadas y llegando a la conclusión de que ésta es un reducto de incompetencia  y errores constantes. Leer el resto de esta entrada »





Cuando los medios espían

10 07 2009

El diario británico The Guardian descubrió que ahora los medios también se dedican al espionaje de alto vuelo,  según su informe, el diario News of the World espiaba constantemente las comunicaciones de  cientos de personas, desde el primer ministro hasta deportistas, interviniendo sus teléfonos en nombre de la libertad de prensa, del interés general y demás.

Lo que estamos viendo es el fin de la privacidad, poco a poco está se convertirá en un recuerdo y nuestras vidas serán observadas por todos como si estuviéramos en una pecera global.

El asunto se pone mucho peligroso debido a que News of the World, pertenece al multimillonario Rupert Murdoch, cuya práctica de monopolizar la mayor cantidad de medios de comunicación es ampliamente conocida. Entre sus posesiones están las publicaciones Wall Street Journal, Times, National Geographic, la cadena de televisión Fox y una larga lista de importantes medios que son gobernados de acuerdo a los gustos del patrón.

Fox por ejemplo fue famosa por defender hasta la nausea la invasión a Irak, con mentiras incluidas como de las famosas armas de destrucción masiva que nunca existieron, mostrando de lado de quien estaba Murdoch y cuanto daño pueden hacer los medios en las manos equivocadas.

Delitos y malas prácticas en tan pocas manos despiertan más de una pregunta sobre el uso de la información en una era donde la realidad se construye desde los medios de comunicación.





Una de espías

29 06 2009

492

Las agencias de inteligencia de Estados Unidos llegaron a las aulas. Tal como en la película El Buen Pastor en donde la CIA reclutaba a un joven estudiante universitario para convertirlo en espía, las universidades norteamericanas ahora siguen siendo proveedores de recursos humanos para labores de inteligencia.

En tiempos de crisis y de escaso empleo como los que vivimos la tentación de hacer carrera en una tarea tan idealizada como el espionaje es una alternativa real. Según parece, un joven norteamericano que postule al Programa Pat Roberts tiene garantizada su educación con la condición que después de graduarse se debe trabajar en alguna de las tantas agencias de inteligencia. Los becarios reciben 25 mil dólares anuales, reciben entrenamiento y guardan el secreto de quien paga sus carreras.

La CIA y la Agencia de Seguridad Nacional necesitan sentirse mucho más preparada para el mundo que den enfrentar por lo que busca profesionales preparados en idiomas, trazado de mapas geoespaciales y en tecnología.

Un caso similar es el de los antropólogos que trabajan para el ejército norteamericano y que han sido el apoyo de las militares en medios culturalmente adversos como Irak o Afganistán.

El uso de las ciencias y las humanidades con fines militares abre una serie de problemas éticos y morales, un caso práctico son las torturas Abu Ghraib donde se desnudaba a los prisioneros y se les amenazaba con perros, el hacer eso indicaba que había conocimiento del temor de los árabes a los perros y a la humillación sexual.





Artículo publicado

14 04 2009

Acabo de publicar un artículo para la revista Quehacer, una publicación dedicada a temas de análisis. El texto se llama La vida de los otros: espionaje, privacidad y democracia.





El expediente Hobsbawm

4 03 2009

En una escena de La vida de los otros un escritor espiado por años  por los servicios secretos de Alemania Oriental, revisa años después su expediente y descubre que fue minuciosamente monitoriado día y noche. El descubrimiento lo lográ gracias a que luego de la unificación de Alemania, él tiene acceso  sin restricciones a todos los archivos de la Stasi donde pudo descubrir fácilmente que durante esos años fue altamente sospechoso. Al igual que este personaje el historiador británico Eric Hobsbawm intentó vanamente obtener información sobre el seguimiento que  le hicieron los servicios secretos británicos durante sus años de militante comunista en Inglaterra.

Lo primero que sorprende es que el MI5 tenga un expediente sobre uno de los historiadores más importantes de este siglo. Y lo segundo es que para qué tanto secretismo para alguien que obviamente no es una amenaza a la seguridad nacional.

Tomo la noticias del diario El País:

“El nonagenario historiador ha solicitado esos documentos para corregir posibles errores en su autobiografía Interesting Times: A Twentieth-Century Life, cuya primera edición fue publicada en 2002. En ella se recoge su filiación al hoy difunto Partido Comunista británico desde 1936, o sus años de universitario izquierdista en el campus de Cambridge, donde entró en contacto con aquella cantera de espías encabezada por Anthony Blunt. Pero “hasta donde alcanza mi conocimiento, nunca he estado implicado en ningún asunto que concierna a la seguridad del país”, aduce sorprendido por el veto. El caso Hobsbawm sí se ha convertido en un asunto de interés nacional.”

Tras dirigir su petición al MI5, en junio de 2007, Hobsbawm recibió recibió como respuesta del MI5 que: “no se debe concluir de nuestra respuesta que poseamos o no cualquier dato personal sobre usted”. El  confundido historiador solo se le ha ocurrido que  la negativa es porque no quieren revelar quien lo delato  a las autoridades cuando era espiado en el campus de Cambridge y era miembro del desaparecido Partido Comunista inglés.

Tomado de Reportero de la Historia

Más información en: La bitácora de Hobsbawn








A %d blogueros les gusta esto: