Obama, 4 años más

8 11 2012

 

 

 

 

 

 

 

 

La reelección del presidente norteamericano, Barack Obama, rompió con algunos pronósticos. Uno que sería un empate con Mitt Romney que se resolvería incluso en los tribunales como en el caso de Al Gore con George W. Bush. Al final todos la mayoría de analistas se equivocaron y logró una victoria bastante holgada.

Otro paradigma roto fue que no se reelegiría en medio de una crisis económica que aun sigue ajustado a la mayoría de norteamericanos  y de la que aún no hay solución a la vista. Se suponía que el principal pasivo de los demócratas era la lenta recuperación económica, la cual es notoria y motivo de angustia para la mayoría de norteamericanos.

Según analizaba Foreign Policy el presidente no ha caído como la mayoría de dirigentes europeos por la crisis porque cuando esta se inicio no estaba en la Casa Blanca, fue una crisis heredada de la administración republicana de Bush, a la que tuvo que enfrentar  y eso parece que lo han entendido los norteamericanos.

La gran interrogante es ¿qué pasó con los republicanos? Esta es la segunda vez que pierden la primera con John Mc Cain pudo deberse a que fue un castigo por la crisis económica del gobierno de Bush, sin embargo, a pesar de  culpar a Obama de no recuperar al país de la decadencia, Mitt Romney perdió a pesar a pesar del gran descontento.

Una posible respuesta es que  Romney quedó inmediatamente rodeado por los sectores más radicales y extremistas de la derecha, incluyendo colocar a Paul Ryan del Tea Party como vicepresidente. Aunque él es  un  moderado, su entorno mostró el lado más antimoderno de Estados Unidos.

En plena campaña  los republicanos no parecían entender el país en el que vivían y los comentarios antiinmigración, misoginos y a favor de la religión mostraron su incapacidad vincularse con un país que cada día es más urbano, más igualitario y laico.

Como relata Luis Bassets en su columna de El País:

El partido republicano derrotado este martes en la carrera presidencial aparece como una fuerza del pasado, a la que han votado los blancos, los hombres, los evangelistas y los mayores de 65 años, y al que se le escapan los jóvenes, los negros, los hispanos, los asiáticos incluso, y las mujeres, sobre todo las jóvenes universitarias. Algunos expertos republicanos atribuyen su fracaso con estos grupos de población a un déficit en el micromanagement electoral, la técnica cada vez más socorrida que consiste en satisfacer demandas concretas de pequeños grupos, territorios e intereses. La crítica tiene sentido, por cuanto los márgenes de la victoria de Obama en cada Estado son suficientemente reducidos como para pensar que una microgestión podía haberle dado el bolsillo de votos que le ha faltado a Romney.

Al escuchar los discursos de ambos candidatos uno nota que el discurso republicano se dirige a un sector blanco y conservador, un sector atrincherado que parece extrañar un país que ya no existe. No hay tampoco figuras que entusiasmen y generen un discurso nacional e integrador, parecían no ser herederos del gran presidente republicano, Abraham Lincoln, que pasó a la historia como quien abolió la esclavitud y quien a pesar de derrotar a los confederados evitó las represalias para privilegiar la unión de su país. De eso no queda nada, y Lincoln ahora se ve más moderno que Romney y el Tea Party.

La actitud democrata, por otro lado  busca la unidad incluyendo mujeres, latinos, negros, jóvenes, una vinculación abierta y conciente de que para ganar una elección hay que estar a la par con los cambios  sociales que atraviesa Estados Unidos. En ese sentido se dieron cuenta que el objetivo es ganar elecciones un partido que no gané en los urnas se muere, en ese sentido son más pragmaticos que los republicanos que pusieron su confusa ideología por delante.

Para entender mejor el proceso de las elecciones hay que ver la  explicación del profesor de la PUCP, Eduardo Dargent

Y ahora, qué

Obama no tendra luna de miel, la crisis económica y el crecimiento está detenido asi que esa será su tarea más difícil de lograr porque no depende tanto de su país sino de lo que suceda en Europa o China.

En materia de política exterior hay muchas tareas pendientes, una de ellas es cerrar la cárcel de  Guantánamo y terminar con el oscuro legado de los peores momentos de la guerra contra el terrorismo y demostrar que se puede combatir al terror sin salir en rojo en derechos humanos.

Irán y Siria requerirán hilar muy fino para no terminar en una nueva aventura militar que tanto pide su socio Israel y los halcones de Washington dentro y fuera del partido demócrata. Asimismo la salida de Afganistán es inminente pero como lograrla sin que esta no se convierta nuevamente en un refugio para el terrorismo internacional.

Obama es conciente que la moderación es muy necesaria en un mundo en donde EE.UU. ya no tiene el liderazgo y en el que lo único que queda es tratar de encontrar la manera de mostrar que este país puede liderar sin imponerse en la arena internacional.

Las 14 tareas de Obama en política exterior. ForeignPolicy





Václav Havel y Kim Jong-il

30 12 2011

Acaban de morir Václav Havel, y Kim Jong-il, dos de los líderes políticos que han marcado el siglo XX, a pesar de estar en extremos políticos morales, fueron los símbolos vivientes de la lucha entre democracia y totalitarismo.

El último número de la revista Politica Exterior, hace un paralelismo entre ambas figuras políticas:

De Kim Jong-il (1942-2011), dictador norcoreano, y Václav Havel (1936-2011), político y escritor checo, Plutarco hubiese podido extraer pocos paralelismos entre sus caracteres morales, entre sus disposiciones naturales. Sabemos pocos lances fútiles del Querido Líder, en cualquier caso. De Havel conocemos muchas más cosas, pero sobre todo una: su amor por la libertad, una libertad individual y colectiva que buscó para sí y sus compatriotas, vecinos de Europa del Este. “Recuerdo claramente el momento en que aparecieron chapas de fabricación casera que decían: Havel presidente. ‘¿Puedo coger una?’, preguntó Havel educadamente al estudiante que las vendía”, rememora Timothy Garton Ash en este artículo.

Kim Jong-il, por el contrario, buscó y logró la opresión para sus compatriotas y vecinos de la península Coreana. Según Amnistía Internacional, existen al menos seis campos de concentración en Corea del Norte, que retienen a más de 200.000 prisioneros políticos. Su periodo al frente de uno de los países más “cerrados y represivos” –en palabras de Human Rights Watch– del mundo ha durado 17 años. Pocas veces habló en público, apenas viajó al extranjero y cuando salía sólo lo hacía en tren. Mientras el hambre asolaba a sus compatriotas, él al parecer no se privaba de lujos ni de gustos caros, como el caviar que se dice le traían de Irán.

En 2006 se publicó un informe sobre las atrocidades cometidas por el régimen del Querido Líder contra su pueblo. En su confección participó, entre otros, el propio Havel. La vida del “epítome del disidente” contra el comunismo, como lo califica Ash, y del oscuro dictador comunista terminaron cruzándose. Más allá, la perpendicularidad.

Aparentemente ambos políticos no podrían ser más diferentes pero curiosamente se encuentran en el punto en que ambos son escritores, por un lado Havel es un reconocido dramaturgo cuya temática fundamental es la libertad y el individuo enfrentando la adversidad, por el otro el Kim Jon il, según la propaganda norcoreana el Querido Líder escribió 1, 500 libros, aunque en Amazon.com se encuentran,  “Our Socialism Centered On the Masses Shall Not Perish”, centrado en el sistema político norcoreano y que The Guardian indico que esta lleno de  mentiras aderezadas con una prosa “muerta, deshumanizada”, otro es “On the Art of the Cinema”, probablemente uno de los que seguramente el dictador estaría más orgulloso, y que muestra su conocida afición al cine.





Gadafi: excéntrico y pragmático

22 02 2011

Muhamar el Gadafi  el líder libio que ahora se aferra a su cargo tras 40 años de gobernar Libia y que ha decidido apostar por un baño de sangre antes de tan siquiera pensar en ceder el poder, es más que un personajes excéntrico  como relata en un perfil escrito por Enric Gonzales de El País.

Probablemente la primera imagen que se tiene de él es que es uno de los más caricaturizables autocratas del mundo árabe  capaz de irrumpir en la Cumbre de la Liga Árabe y orinar en la sala o ir a las cumbres presidenciales rodeado de  una legión de “vírgenes.”

Sin embargo, si algo lo caracteriza es su capacidad camaleónica basta con revisar su pasó por los 80’s cuando financiaba cualquier movimiento terrorista que fuera antiimperialista, como en el caso del ataque a dos aviones de pasajeros el UTA en 1986, y el  Pan Am en 1988.  Casos emblemáticos que lo convirtieron en el Bin Laden de los  80’s y en la bestia negra de Occidente, tanto que EE.UU. bombardeo uno de sus palacios  donde murió una de sus hijas.

Sin embargo con el fin de la Guerra Fría las cosas cambiaron y los antiguos enemigos se convirtieron en socios comerciales. Sentado en un gran yacimiento de petróleo que es Libia, Gadafi estableció en los últimos años estupendas relaciones con occidente, tanto que ha sido recibido por su primo hermano en excentricidades, el Primer Ministro, Silvio Berlusconi con quien tiene un tratado para evitar que los libios  huyan despavoridos a Italia y que malogren el paisaje en las dignas calles de Roma o Milán

Con su otrora enemigo  EE.UU. las relaciones han sido estupendas tanto asi que fue un aliado en la guerra contra el terrorismo impulsada por George W. Bush, y ultimamente ha sido un invitado de lujo del actual mandatario Barack Obama.

Zafarrancho de combate en Libia.Palinuro

Datos claves para entender a Gadafi.CIDOB





¿El ascenso de los radicales?

1 02 2011

Una de las grandes dudas que despiertan las revoluciones es si en medio del caos y quien ocupa el poder del gobierno. Esos temores están surgiendo en el caso de Egipto.

El mayor temor para los más conservadores es que tras la caída inminente de Hosni Mubarak ascienda algún grupo radical opuesto a los intereses occidentales especialmente los norteamericano. El primer nombre que surge es el de los Hermanos Musulmanes, el gran partido islamista de Egipto e inspirador de muchos movimientos fundamentalistas del Medio Oriente.

Sin embargo, las generalizaciones no son tan sencillas, al parecer los Hermanos Musulmanes hace mucho dejaron atrás la violencia, tanto así que el propio Al-Qaeda los critica por su moderación. Tal como lo menciona el Brooking Institution de EE.UU. no habría que temerles tanto.

Si vemos los otros movimientos similares como los de Tunez, no hay tampoco atisbo de algún movimiento radical de tipo religioso, sin embargo hay que decirlo, seguramente muchos de los regimenes que salgan de estas revuelta no serán tan complacientes con EE.UU., principalmente porque la política exterior norteamericana durante décadas trató con gran complacencia, a la gran mayoria de dictadores árabes de estos países.

En el caso de Egipto, Mubarak permaneció 30 años gracias a la ayuda norteamericana, por diferentes razones, desde por ser uno de los pocos países árabes que tuvo un tratato de paz con Israel, hasta su colaboración con la guerra antiterrorista, en uno de esos ampliamente  conocidos casos de realpolitik, que apuesta por el mal menor.

Otro de las coartadas favoritas de las se valen gran parte de las monarquías absolutistas o las dictaduras árabes es que si se caen ellos surgirán regimenes  religiosos tipo Irán, cuyo integrismo y oposición a occidente son un dolor de cabeza constante.

Sin embargo la ola de protestas que azota el mundo árabe no tiene inspiración religiosa sino más bien piden alternancia en el poder, democracia, transparencia. Valores paradójicamente occidentales, que supuestamente no se aplican al mundo árabe, donde el clientelismo, el personalismo  y la falta de tradiciones liberales impiden el surgimiento de la amada democracia.

Lo que está ocurriendo es una ola reformadora en el Medio Oriente, curiosamente como la que pedía el presidente George W. Bush, solo que esta sí es en serio y definitivamente plantea un serio dilema para Washington,  a la que solo le está quedando respaldar las protestas.

Si todo sigue el curso que esperamos probablemente surgirán regimenes democráticos que seguramente no serán complacientes con EE.UU. por su apoyo a las dictaduras corruptas que gobernaron, y que seguramente incluirán partidos o movimientos de tipo islámico, como los Hermanos Musulmanes en Egipto.

Esto plantea algo muy interesante y nuevo, democracias con una presencia importante de partidos religiosos que Washington tendrá que aceptar. Porque si mal no recordamos el discurso oficial de la política exterior norteamericana es pro democratización, lo cual,se supone, incluye a todas las voces de una sociedad.  Siendo absolutamente  imaginativos ¿será posible, por ejemplo, que un futuro gobierno egipcio tenga en su gabinete a algun miembro de los Hermanos Musulmanes?

A Washington no le va a quedar más que repensar todos sus prejuicios originales de partidos islámicos igual Al Qaeda, ese prejuicio no es más útil porque para empezar no tiene nada que ver con la realidad. Hace mucho que los partidos religiosos participan en la política del mundo árabe  y muchos de ellos han tenido que adaptarse  a las normas de la pluralidad política.

 

El papel del los Hermanos Musulmanes.Afkar/Ideas

Caos bajo los cielos: qué magnífica situación.Slavoj Zyzek





Democracia en jaque

14 12 2009

Tomado de Foreign Policy en español.

Es verdad que Honduras es un país pequeño e irrelevante para la comunidad internacional. Pero en Honduras se juega no sólo el futuro político de sus siete millones y medio de habitantes, sino el de la democracia latinoamericana. Reconocer unas elecciones convocadas y preparadas por un Jefe de Estado impuesto por la fuerza militar y con el presidente electo encarcelado en la Embajada de Brasil es retroceder al oscuro y no tan lejano tiempo de las dictaduras latinoamericanas.

Reconocer a Pepe Lobo como presidente de Honduras es legitimar una democracia electoral tutelada por las Fuerzas Armadas y la élite tradicional del país, no nos engañemos. ¿Qué diálogo puede ofrecer un presidente que “limpió” un golpe de Estado y salió de una elección que no observó nadie? ¿Cómo puede reconciliarse con la otra parte del país que votó por Zelaya si el Congreso decidió no reinstaurarle en el poder? Ignorar estos hechos es grave. Reconocer estas elecciones y sus dudosos resultados significa hacerse partícipe de un juego político en condiciones antidemocráticas. Ante las sospechas de fraude, en Honduras ni siquiera hay la democracia electoral que la comunidad internacional suele aceptar como mínimo denominador común. Continúa aquí.





China, 60 años

4 10 2009

China

La República  Popular China cumple 60 años de existencia, este milenario país tiene un gran historia y un futuro que  seguramente  cambiará el mundo.

Lee el resto de esta entrada »





Honduras, a doble o nada – Observador global

9 07 2009

Honduras, a doble o nada – Observador global

Fracasados los intentos del derrocado Manuel Zelaya de regresar al poder en Honduras, la estrategia de Chávez para este país se desvanece y Hillary Clinton aparece como la nueva ideóloga del plan que resolverá la crisis. La situación hondureña volvió a enfrentar a Venezuela y Estados Unidos. La Casa Blanca logró que Zelaya y el presidente de facto de Honduras se sienten a negociar cuando días atrás una negociación cara a cara parecía algo imposible. Detrás de la jugada de Clinton se esconde un único objetivo: recuperar el protagonismo perdido por Estados Unidos en América Latina durante los ocho largos años de la administración Bush. Leer el resto en Observador Global








A %d blogueros les gusta esto: