Václav Havel y Kim Jong-il

30 12 2011

Acaban de morir Václav Havel, y Kim Jong-il, dos de los líderes políticos que han marcado el siglo XX, a pesar de estar en extremos políticos morales, fueron los símbolos vivientes de la lucha entre democracia y totalitarismo.

El último número de la revista Politica Exterior, hace un paralelismo entre ambas figuras políticas:

De Kim Jong-il (1942-2011), dictador norcoreano, y Václav Havel (1936-2011), político y escritor checo, Plutarco hubiese podido extraer pocos paralelismos entre sus caracteres morales, entre sus disposiciones naturales. Sabemos pocos lances fútiles del Querido Líder, en cualquier caso. De Havel conocemos muchas más cosas, pero sobre todo una: su amor por la libertad, una libertad individual y colectiva que buscó para sí y sus compatriotas, vecinos de Europa del Este. “Recuerdo claramente el momento en que aparecieron chapas de fabricación casera que decían: Havel presidente. ‘¿Puedo coger una?’, preguntó Havel educadamente al estudiante que las vendía”, rememora Timothy Garton Ash en este artículo.

Kim Jong-il, por el contrario, buscó y logró la opresión para sus compatriotas y vecinos de la península Coreana. Según Amnistía Internacional, existen al menos seis campos de concentración en Corea del Norte, que retienen a más de 200.000 prisioneros políticos. Su periodo al frente de uno de los países más “cerrados y represivos” –en palabras de Human Rights Watch– del mundo ha durado 17 años. Pocas veces habló en público, apenas viajó al extranjero y cuando salía sólo lo hacía en tren. Mientras el hambre asolaba a sus compatriotas, él al parecer no se privaba de lujos ni de gustos caros, como el caviar que se dice le traían de Irán.

En 2006 se publicó un informe sobre las atrocidades cometidas por el régimen del Querido Líder contra su pueblo. En su confección participó, entre otros, el propio Havel. La vida del “epítome del disidente” contra el comunismo, como lo califica Ash, y del oscuro dictador comunista terminaron cruzándose. Más allá, la perpendicularidad.

Aparentemente ambos políticos no podrían ser más diferentes pero curiosamente se encuentran en el punto en que ambos son escritores, por un lado Havel es un reconocido dramaturgo cuya temática fundamental es la libertad y el individuo enfrentando la adversidad, por el otro el Kim Jon il, según la propaganda norcoreana el Querido Líder escribió 1, 500 libros, aunque en Amazon.com se encuentran,  “Our Socialism Centered On the Masses Shall Not Perish”, centrado en el sistema político norcoreano y que The Guardian indico que esta lleno de  mentiras aderezadas con una prosa “muerta, deshumanizada”, otro es “On the Art of the Cinema”, probablemente uno de los que seguramente el dictador estaría más orgulloso, y que muestra su conocida afición al cine.

Anuncios




Castro y modelo cubano

13 09 2010

Para todos fue una sorpresa las declaraciones del líder cubano, Fidel Castro, a la revista The Atlantic en donde dijo que el modelo cubano ya no funcionaba ni para los propios cubanos. De inmediato la idea fue interpretada como que el régimen ya no iba para más.

Fidel Castro, siempre tan contradictoria él dio marcha atrás y dijo que fueron mal interpretadas sus palabras  y se reafirmó en que la utopía revolucionaria es posible y tiene vigencia, ante la alegría de sus seguidores.

La primera declaración es de lo más sintomática y se asemeja a lo que piensa su sucesor y actual presidente de Cuba, Raúl Castro, quien ya había afirmado que se requería un cambio por lo menos económico.

Razón no le falta, Raúl Castro siempre ha sido un pragmático y sabe que la economía no da para más en Cuba por lo que se han visto algunos pequeños atisbos de apertura del modelo.

Aunque el Muro de Berlín se cayó ya hace mucho, algunas repúblicas socialistas  sobrevivieron un caso claro es China, que hizo una división marcada entre economía y política, por un lado es totalmente capitalista, pero sin democracia  y un partido único que sigue gobernando.

El otro modelo es Corea del Norte, arruinado económicamente  y cada día más cerrado al mundo,  cuya única manera de seguir siendo una república socialista es con un feroz autoritarismo y poniendo a la amenaza nuclear como arma de negociación con Occidente.

Raúl Castro probablemente deberá elegir entre los dos modelos, según el China podría abrirse al mercado, atraer capitales, liberalizar la economía pero  sin una pizca de democracia, la segunda menos probable sería ser una amenaza contra Estados Unidos, poco probable sin ser una amenaza nuclear.

Raul Castro debe estar tanteando como seguir sobreviviendo, sabe perfectamente que es compatible en el mundo actual dictaduras feroces con capitalismo. China es un ejemplo claro, y ni siquiera EE.UU. se atreve a cuestionar mucho en temas de derechos humanos, democracia y libertades  a quien es un gigante económico global.

¿Intentará Raul Castro una salida a la China, con una elite del Partido Comunista vitalicia y una economía abierta? Aun es difícil saberlo, pero seguramente debe estar mirando como lograr una salida que permita algun tipo de apertura pero conservando el poder.

Para Los Simpson también Castro ya se dio cuenta hace rato que la cosa no da para más.





Un final revolucionario

23 02 2008

Tal como ha manejado su vida y a su país, Fidel Castro finalmente ha dejado el poder ante el avance de la muerte, cede el poder a su hermano Raul pero se quedará a la sombra observando y midiendo como será Cuba sin él.

Como menciona en el diario EL PAIS Lluis Basset al resaltar que a diferencia de muchos de los autocrátas socialistas, Castro destaca por su original partida, en lugar de aferrarse al esperando su deterioro físico a preferido administrar su propia partida:

Castro quiere que todo esté bajo control, su control; ejercer de comentarista y albacea de su propia sucesión y muerte; presidir el duelo de su propio entierro. Y visto que las fuerzas físicas ya no le sirven, se apresta a seguir comandando desde el mundo de las ideas.

De esta manera el Castro está contribuyendo con que haya un transición ordenada y sin violencia. El problema es hacia dónde irá el pequeño país caribeño, porque hay muchas opciones o puede elegir el camino chino de apertura económica pero con partido único o mantener el mismo modelo.

Ninguna de ellas es, por cierto, de una salida pacífica sin inestabilidad política. El futuro parece todavía nebuloso y ya hay varios que están apostando a que el destino cubano podría ir por algunos modelos de ex repúblicas del este de Europa, que tras la caída del socialismo se convirtieron en el reino del tráfico de drogas, la corrupción e inestabilidad política.

Todo depende a mi parecer , de cuanto sentido de realismo haya en la élite de Raúl Castro y cuanta visión tengan sobre el futuro.

Cuba: Raúl Castro toma las riendas. BBCMUNDO.








A %d blogueros les gusta esto: