¿Cooperación o intromisión en América Latina?

11 08 2009

¿Imperialismo o cooperación?  esas son las preguntas que despierta la instalación de siete bases militares estadounidenses en Colombia como parte de los acuerdos de cooperación firmados entre ambos países.

Para muchos como Alfredo Jalife-Rahme de La Jornada, esto no es más que el deseo de  Estados Unidos de mantener su hegemonía planetaría  según el autor: “Las siete bases militares adicionales de EU en Colombia elevarán su total planetario a 872, lo cual no tiene equivalente con ninguna potencia pasada y presente: ¡EU invadió literalmente al mundo!”.

Por otro lado, no se puede negar que Colombia mantiene una guerra contra las guerrillas y el narcotráfico que ponen en riesgo la supervivencia de este país, de este modo las bases le darían un poder militar mayor al ejército colombiano.

Según indica la revista Semana: En un mundo perfecto lo mejor sería no tener bases norteamericanas en suelo colombiano. Mejor aun, no tener ni ayuda militar ni la presencia de un solo soldado gringo en el país. Pero en el mundo real la democracia colombiana está fuertemente amenazada por el narcotráfico, la guerrilla y los grupos criminales, y el Estado no tiene suficiente capacidad para enfrentar solo este desafío.”

Despliegue militar estadounidense en el mundo. Voltairenet.org

Anuncios




Aún faltan más

3 07 2008

La mujer-símbolo de el drama de los secuestrados en Colombia acaba de ser liberada por una operación militar que dejado en evidencia la decadencia de las FARC. Acabada la euforia y la alegría de la liberación no se debe olvidar que aún hay  más de  500 secuestrados en la selva colombiana.

Como ya es común en los medios, los temas se exhibe, se elevan, se movilizan las emociones, pero con el tiempo las grandes cruzadas humanitarias se olvidan para ser reemplazadas por otras. QUe esta vez no pase esto.

Amnistía Internacional ha pedido  la liberación inmediata e incondicional de todas las personas secuestradas, en muchos casos a lo largo de muchos años, cuya situación es un escándalo de Derechos Humanos en el prolongado conflicto colombiano.

Por otro lado como ya ha resaltado el editorial del diario El País, el presidente Alvaro Uribe obtuvo  una de sus mayores victorias que le servirá seguramente como una catapulta lograr su anhelada reelección, con un este gran éxito que mostrar y con las FARC en retroceso el apetito por continuar en el poder seguramente se incrementará.

El éxito militar es la mejor carta de Uribe para su candidatura  y servirá para contrarrestar las críticas que recibe por el escándalo de la parapolítica. En este momento lo se le planteará a los colombianos será elegir entre optar por derrotar totalmente a las FARC y perdonarle a Uribe sus errores políticos o elegir la renovación presidencial.

Las liberaciones del 2-J. Crítica Digital

Betancourt y Mc Cain. La Primera.

La liberación de Ingrid Betancourt terminará con la guerra civil en Colombia? The Guardian





Tirofijo está muerto

25 05 2008

El ministro de defensa colombiano Juan Manuel Santos anunció que el  Manuel Marulanda alias Tirofijo y líder histórico de las FARC murió según parece por causas naturales. Aunque es necesario que el grupo confirme esta información, éste es un golpe devastador para la guerrilla que ya tiene más de 60 años combatiendo.

Es muy pronto para saber si este es el fin de las FARC, pero se sabe que el reemplazo de Tirofijo sería Alfonso Cano, por lo que aun está por verse si es que esto provocaría que el grupo se siente a negociar un acuerdo de paz.

La muerte de Marulanda llega en el peor momento para las FARC luego de que varios de sus principales líderes murieron o se rindieron uno a uno, asimismo la poderosa fuerza de 15 mil hombres que conformaban las FARC se fueron reduciendo a casi la mitad.

Según BBCmundo,  el gobierno colombiano reportó que entre agosto de 2002 y abril de 2008 se desmovilizaron un total de 9.378 guerrilleros de las FARC, a cambio de beneficios económicos y jurídicos.

Las FARC confirman muerte de Tirofijo. EL PAIS

‘No existe dentro de las FARC un personaje con el liderazgo de ‘Tirofijo”. Entrevista a Farid Kahhat en El Comercio.com.pe

‘Tirofijo’, conocido como el guerrillero más viejo del mundo, lleva casi 40 años en la guerra. EL TIEMPO 

Chávez y las FARC. Letras LIbres

 

 

 

 





La larga espera de Betancourt

4 04 2008

Las FARC ya dieron su veredicto. No a la liberación de Betancourt si es que no hay un intercambio por prisioneros de la guerrilla. Al parecer la estrategia la posición del presidente Alvaro Uribe de matar a sus principales líderes ha terminado cegando más a los jerarcas que aun quedan vivos.

 

Por supuesto, el gobierno colombiano se ha negado a ceder su posición y se ha negado darle la libertad a los presos de las FARC recogiendo el argumento de que, las FARC asumirán el ofrecimiento como signo de debilidad; aún más, saben que en el futuro no tendrán que negociar la impunidad, pues ya la ganaron sin sentarse en la mesa. También les ratifica la “justeza” de los acuerdos humanitarios en su estrategia, de conformidad con las conclusiones de la novena conferencia.

Tremendo dilema o preservar la vida de una mujer al borde de la muerte, a cambio de una liberación de prisioneros que seguramente se reintegraran de alguna forma a la guerrilla.

 

Por su parte la guerrilla más antigua de América Latina se quito la careta, pudo tener este gesto humanitario muy rentable políticamente, pero no. Prefiere seguir con una política sistemática de mantener cautivas a 700 personas, algunas por más 7 años, para mantener una posición de fuerza y tener algo con que negociar con el gobierno colombiano que lo tiene acorralado.

Llegó misión humanitaria a Bogotá. BBCmundo

Médicos francesa aún no tiene coordenadas de Betancourt. Criticadigital.com





Latinoamérica y las FARC

4 03 2008

Probablemente esta será la era de los actores no estatales, cuya fuerza y poder logra cada vez más superar a los estados, como claramente lo ha evidenciado las FARC este fin de semana la incursión de su portavoz principal Raúl Reyes.

La crisis diplomática entre Ecuador, Colombia y Venezuela, nos está indicando que cada vez el poder de organizaciones como las FARC puede movilizarse y actuar abiertamente entre estos países sin que ninguno de los países pueda verdaderamente controlarlos.

El poder de esta guerrilla nutrida por el dinero del narcotráfico y de los secuestros ha conseguido durante décadas sobrevivir a la larga lucha contra el ejército colombiano, controlar gran parte del territorio así como extenderse más allá de las fronteras.

El que Raul Reyes estuviera en territorio ecuatoriano no es extraño, ya era ampliamente sabido que las FARC cruzaban esta frontera permanentemente y no solo eso, incluso se realizaban reuniones como los de la Coordinadora Continental Bolivariana que agrupaba varios miembros de la izquierda radical latinoamericana para entre otras cosas brindar su apoyo a la causa de esta guerrilla.

Alegar inocencia y desconocimiento por parte de Ecuador no convence a nadie y más bien muestra una tendencia en América Latina por la cual muchos países sencillamente prefieren mirar a otro lado y dejarlos actuar, para evitar las consecuencias de enfrentar a un poderoso actor internacional que extendería la violencia a su territorio.

Por otro lado, hay otra actitud. La del tipo venezolano que abiertamente se beneficia de ellos solidarizándose con ellos, tal como lo hizo el presidente Hugo Chávez al denunciar que la muerte de Reyes y compañía fue una “masacre” del imperialismo encarnado por Colombia.

Otra concepción de cómo afrontar este fenómeno es del tipo Uribe, según la cual ante la justicia de la causa se exigen soluciones nuevas, por lo que el asunto de la soberanía es algo que se puede obviar.

En ese sentido el presidente colombiano ha aprendido bien de su aliado George W. Bush, y a empleado una serie de pruebas que confirmarían relaciones desde que hay vínculos entre el ministro del interior ecuatoriano y FARC, hasta de que esta última tenía planes de adquirir uranio para desencadenar atentados terroristas.

Algunos datos seguramente más ciertos que otros, lo importante es que Uribe parece haber aprendido bien las lecciones de experto en esparcir datos de gran impacto que sirvan como advertencia de la magnitud del mal al que hay que enfrentar.

Todas estás visiones diferentes de que hacer, sin embargo, evitan discutir un tema más profundo el cual es: cuál debe ser la agenda de seguridad de América Latina, qué posición conjunta se debe tomar contra el terrorismo y qué acciones concretas se deben tomar.

Las definiciones es lo que menos quieren muchos países de América Latina, pues más interesante es jugar al discurso incendiario, a la guerra o al antiimperialismo que sentarse seriamente a encontrar solución a un asunto que puede terminar desbordándolos.

Ver: Chávez, el Gaddafi de Sudamérica. Reportero de la historia.

La “guerra de Chávez”. El País.com





La partera de la historia

31 01 2008

2077446935_abdb5e37b2.jpg

El debate sobre si las FARC deben ser consideradas como una fuerza beligerante en lugar de grupo terrorista hubiera tenido sido un debate interesante si es que el presidente Hugo Chavez se hubiera adelantado diciendo que se “respetaba el proyecto político de este grupo.”

Las FARC cada vez pueden defender menos su categoría de grupo beligerante, por un lado, Hugo Chavez les hizo un flaco favor al defender su causa y por otro las revelaciones de las secuestradas liberadas quienes denunciaron el tratamiento que reciben los más de 700 prisioneros. Hace mucho que las FARC desviaron el camino, incluso algunos miembros de la izquierda ochentera comoJoaquín Villalobos, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (Fmln) en El Salvador, hizo algunas severas críticas, entre las que destacan:

Cuando comencé a conocer el conflicto colombiano me costó creer que los jefes de las Farc viajaban en vehículos con aire acondicionado y que sus campamentos tenían muchas comodidades; igual me sorprendió el evidente sobrepeso de algunos de sus comandantes.”

“Las Farc no tienen futuro como guerrilla, aunque lo tengan como narcotraficantes. La inmensa selva colombiana les facilita mantener a los rehenes que secuestraron en el pasado y usarlos cómo su último cartucho político. Las duras condiciones en que mantienen a éstos evidencian desmoralización y pérdida de control; ni siquiera sabían dónde estaba el niño Emmanuel. Las Farc hicieron del secuestro, la extorsión y el narcotráfico sus principales actividades, son los mayores secuestradores del planeta. Una insurgencia negocia a partir de la legitimidad política de sus demandas o de la fuerza militar que detenta, pero exigir legitimidad a cambio de rehenes maltratados y amenazados de morir, equivale a pedir respeto por ser malvado. El anti-neoliberalismo no justifica explotar el dolor de las familias de los rehenes.”

Imagen: Fotografia de secuestrados por las FARC incluída la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt


Imagen: Fotografia de secuestrados por las FARC incluída la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt








A %d blogueros les gusta esto: