¿Está Hollywood politizándose?

27 02 2013

Filmes como Argo, Lincoln o Zero Dark Thirty muestran un giro de Hollywood a los temas políticos ¿será esto una coincidencia o hay una intención de que justificar las políticas de este país?. Que una película como Argo gane el Oscar a mejor película, contando una historia sobre una exitosa operación de la CIA en Irán y que el premio fuera entregado por la propia primera dama Michelle Obama estarían mostrando que la “fábrica de los sueños” está interesada ahora en mostrar cómo funciona la política norteamericana en la vida real.
Una buena discusión puede verse en el reciente programa de Oppenhaimer presenta en el que entrevista al ganador del Oscar, el argente Juan José Campanella, ganador de este premio por su filme El secreto de sus ojos.

El Óscar, Hollywood y la política.EL MUNDO.com





Historia secreta de la CIA

6 08 2009

weiner_cia_3D

Imagen e información de Purolibros.

El cine ha hecho que veamos a los espías y sobretodo a la CIA (Agencia Central de Inteligencia) como una institución metódica, eficiente y de gran capacidad de previsión, toda esa imagen ha sido desmitificada totalmente por el libro Legado de cenizas (Legacy of ashes), cuyo autor, Tim Weiner narra luego de una exhaustiva investigación la esta controvertida historia de esta organización.

Weiner, periodista de New York Times y ganador del Premio Pulitzer, narra la  historia de CIA sin piedad, tras investigar esta agencia durante décadas y llegando a la conclusión de que ésta es un reducto de incompetencia  y errores constantes. Lee el resto de esta entrada »





Una de espías

29 06 2009

492

Las agencias de inteligencia de Estados Unidos llegaron a las aulas. Tal como en la película El Buen Pastor en donde la CIA reclutaba a un joven estudiante universitario para convertirlo en espía, las universidades norteamericanas ahora siguen siendo proveedores de recursos humanos para labores de inteligencia.

En tiempos de crisis y de escaso empleo como los que vivimos la tentación de hacer carrera en una tarea tan idealizada como el espionaje es una alternativa real. Según parece, un joven norteamericano que postule al Programa Pat Roberts tiene garantizada su educación con la condición que después de graduarse se debe trabajar en alguna de las tantas agencias de inteligencia. Los becarios reciben 25 mil dólares anuales, reciben entrenamiento y guardan el secreto de quien paga sus carreras.

La CIA y la Agencia de Seguridad Nacional necesitan sentirse mucho más preparada para el mundo que den enfrentar por lo que busca profesionales preparados en idiomas, trazado de mapas geoespaciales y en tecnología.

Un caso similar es el de los antropólogos que trabajan para el ejército norteamericano y que han sido el apoyo de las militares en medios culturalmente adversos como Irak o Afganistán.

El uso de las ciencias y las humanidades con fines militares abre una serie de problemas éticos y morales, un caso práctico son las torturas Abu Ghraib donde se desnudaba a los prisioneros y se les amenazaba con perros, el hacer eso indicaba que había conocimiento del temor de los árabes a los perros y a la humillación sexual.








A %d blogueros les gusta esto: