¿El ascenso de los radicales?

1 02 2011

Una de las grandes dudas que despiertan las revoluciones es si en medio del caos y quien ocupa el poder del gobierno. Esos temores están surgiendo en el caso de Egipto.

El mayor temor para los más conservadores es que tras la caída inminente de Hosni Mubarak ascienda algún grupo radical opuesto a los intereses occidentales especialmente los norteamericano. El primer nombre que surge es el de los Hermanos Musulmanes, el gran partido islamista de Egipto e inspirador de muchos movimientos fundamentalistas del Medio Oriente.

Sin embargo, las generalizaciones no son tan sencillas, al parecer los Hermanos Musulmanes hace mucho dejaron atrás la violencia, tanto así que el propio Al-Qaeda los critica por su moderación. Tal como lo menciona el Brooking Institution de EE.UU. no habría que temerles tanto.

Si vemos los otros movimientos similares como los de Tunez, no hay tampoco atisbo de algún movimiento radical de tipo religioso, sin embargo hay que decirlo, seguramente muchos de los regimenes que salgan de estas revuelta no serán tan complacientes con EE.UU., principalmente porque la política exterior norteamericana durante décadas trató con gran complacencia, a la gran mayoria de dictadores árabes de estos países.

En el caso de Egipto, Mubarak permaneció 30 años gracias a la ayuda norteamericana, por diferentes razones, desde por ser uno de los pocos países árabes que tuvo un tratato de paz con Israel, hasta su colaboración con la guerra antiterrorista, en uno de esos ampliamente  conocidos casos de realpolitik, que apuesta por el mal menor.

Otro de las coartadas favoritas de las se valen gran parte de las monarquías absolutistas o las dictaduras árabes es que si se caen ellos surgirán regimenes  religiosos tipo Irán, cuyo integrismo y oposición a occidente son un dolor de cabeza constante.

Sin embargo la ola de protestas que azota el mundo árabe no tiene inspiración religiosa sino más bien piden alternancia en el poder, democracia, transparencia. Valores paradójicamente occidentales, que supuestamente no se aplican al mundo árabe, donde el clientelismo, el personalismo  y la falta de tradiciones liberales impiden el surgimiento de la amada democracia.

Lo que está ocurriendo es una ola reformadora en el Medio Oriente, curiosamente como la que pedía el presidente George W. Bush, solo que esta sí es en serio y definitivamente plantea un serio dilema para Washington,  a la que solo le está quedando respaldar las protestas.

Si todo sigue el curso que esperamos probablemente surgirán regimenes democráticos que seguramente no serán complacientes con EE.UU. por su apoyo a las dictaduras corruptas que gobernaron, y que seguramente incluirán partidos o movimientos de tipo islámico, como los Hermanos Musulmanes en Egipto.

Esto plantea algo muy interesante y nuevo, democracias con una presencia importante de partidos religiosos que Washington tendrá que aceptar. Porque si mal no recordamos el discurso oficial de la política exterior norteamericana es pro democratización, lo cual,se supone, incluye a todas las voces de una sociedad.  Siendo absolutamente  imaginativos ¿será posible, por ejemplo, que un futuro gobierno egipcio tenga en su gabinete a algun miembro de los Hermanos Musulmanes?

A Washington no le va a quedar más que repensar todos sus prejuicios originales de partidos islámicos igual Al Qaeda, ese prejuicio no es más útil porque para empezar no tiene nada que ver con la realidad. Hace mucho que los partidos religiosos participan en la política del mundo árabe  y muchos de ellos han tenido que adaptarse  a las normas de la pluralidad política.

 

El papel del los Hermanos Musulmanes.Afkar/Ideas

Caos bajo los cielos: qué magnífica situación.Slavoj Zyzek

Anuncios




Obama mira hacia el Oriente

8 06 2009

1244125655_811089_fotonoticia_normal_1

Barack Obama ha hecho uno de los gestos más importantes en política exterior del Gobierno norteamericano hacia el mundo islámico, en un discurso desde Egipto que buscó bajar la tensión en el Medio Oriente, donde está el centro de los conflictos que vive el mundo contemporáneo.

El presidente se ha valido de su valiosa experiencia en el mundo musulmán durante su infancia en Asia así como de sus ancestros para recordar que hay más puntos en comunes que diferencias.

Lo interesante del discurso es que no mencionó precisamente al “mundo musulmán” la razón era no buscar crear la impresión de que no hay una sola identidad musulmana  dándole el argumento a Al-Qaeda que precisamente siempre ha querido crear un mundo  dividido entre musulmanes y no musulmanes.

Otro objetivo fue marcar la diferencia con la administración pasada en el tema de la democracia, para Obama se debe respetar la historia local y particular de cada lugar. Algo importantísimo que contrasta con la visión unilateral y sectaria que tuvo la política exterior norteamericana hasta hace muy poco.

Otro punto a resaltar es el haber reconocido el dolor  y las privaciones de pueblo palestino, así como los sufrimientos padecidos por los israelíes así como su trágica historia, haciendo una clara referencia a quienes niegan el genocidio judío.

El discurso es importante y abre una serie de posibilidades para avanzar en el camino de la paz, un camino largo y complicado, aunque en los hechos la Casa Blanca de mócrata no se ha diferenciado mucho de la segunda administración Bush.

Según Andrés de Repetto de Observador Global: “Aun está por verse cuantos cambios Tampoco está claro cuantos cambios podrá hacer Obama más allá de los increíbles discursos, cuando los intereses de Estados Unidos están siendo puestos a prueba en distintas regiones del planeta”.

Sin embargo a pesar de su escepticismo se resalta el hecho de que Obama ha entendido de que la solución no solo es militar  sino política, por eso el objetivo principal del discurso va en buscar obtener confianza de quienes creen ven a Estados Unidos como un “cruzado” belicoso.

El entusiasmo se ha despertado en personalidades como en Felipe Gonzales quien señala que así como con palabras se inició el choque de las civilizaciones y la guerra de Irak, bien pueden las palabras ser el giro que tanto requiere la relación entre Occidente y Oriente.

¿Habla en serio Obama cuando pide un nuevo comienzo? Soitu.es

Discurso de Obama. Council of Foreign Relations

Obama envío un mensaje al Islam. Guerraeterna








A %d blogueros les gusta esto: