Wikileaks, Afganistán y los Papeles del Pentágono

12 08 2010

Una de las grandes batallas de los gobierno en el mundo actual es poder defender moral e ideológicamente una guerra, un ejemplo de esto se viene dando en la actual presencia de Estados Unidos y sus aliados en Afganistán, tras la revelación de documentos secretos difundidos a través del portal Wikileaks, que ha provocado un debate sobre si es que vale la pena mantener una presencia militar en la zona.

Wikileaks se ha convertido en uno de los mayores avances para el periodismo de investigación que existen en la actualidad, su labor es básicamente difundir a traves de internet  documentos que gobiernos de cualquier parte del mundo mantienen ocultos y cuyos contenidos tiene gran relevancia. Leer el resto de esta entrada »





¿Al-Qaeda se acerca a Latinoamérica?

13 05 2010

Tomado de Alma Magazine

Santiago, ¿se frustró un tercer atentado?

Mirko Lauer

La detección de rastros de sofisticados explosivos sobre un ciudadano paquistaní al ingresar a la embajada de los EEUU en Santiago de Chile reactiva las inquietudes acerca de un avance del terrorismo islámico sobre América Latina. Que el acusado por el coche-bomba que se chispoteó en Manhattan también sea de Pakistán quizás espesa la trama.

Los únicos antecedente reales son un coche-bomba en Trinidad & Tobado en 1990 y el atentado a AMIA, una mutual judía en Buenos Aires, en 1994, atribuido a Hezbollah, que niega el hecho. A esto puede sumarse la vieja sospecha de que en la triple frontera –Argentina, Brasil, Paraguay– hay actividad económica orientada hacia el islamismo.

Dos hipótesis subyacen a la preocupación. Una es el nexo entre los carteles de la droga mexicanos y una organización llamada Al Qaeda Magreb Islámico, AQMI. Otra el posible efecto colateral de una creciente presencia diplomática de Irán en la región. Esto último asociado a la sospecha de vínculos de Hezbollah con las FARC.

Ver artículo completo aquí.

La nueva ruta de la droga corrompe África. El País





¿Por qué no hay otro 11-S?

16 03 2009

1236160011_468463_fotosumario4_normal_0Para los grupos más conservadores de Estados Unidos el peligro de otro ataque terrorista siempre fue inminente, sin embargo luego de los ataques del World Trade Center las posibilidades de otro atentado terrorista son poco realistas, según Timothy Noah en un reportaje por entregas reproducido por Soitu.es

Como menciona la primer capítulo del reportaje “La teoría de la necedad de los terroristas: “A pesar de cierta euforia inicial, el 11-S y sus secuelas sangrientas parecen haber debilitado la posición de Al Qaeda no sólo entre los musulmanes en general, sino incluso entre los miembros de la yihad islámica (Peter Bergen y Paul Cruikshank discutieron este extremo en un artículo de The New Republic), quienes vieron cómo el 11-S condujo a la muerte a muchos más musulmanes (especialmente en Afganistán e Irak) que ningún otro acontecimiento.”

El artículo  desmitifica una serie de asuntos, como la  supuesta racionalidad de organizaciones como Al-Qaeda, según se señala los grupos terroristas  son incapaces de tener objetivos estratégicos y menos alcanzarlos Lo hacen para “desarrollar fuertes lazos afectivos con sus compañeros terroristas”, el uno objetivo es lograr  empatía, no territorio, ni influencia, ni tan siquiera, en la mayoría de los casos, hacer valer sus creencias religiosas.

Nueve años después de los atentados, qué ha logrado Al-Qaeda para sus propios intereses, en verdad muy poco,  casi el 80 % de su dirigentes están arrestados o muertos  y se encuentran más vigilados que nunca, su mensaje entre los radicales se ha extendido pero no hay objetivos políticos, ni control sobre las iniciativas individuales.

Segunda parte : La teoría del enemigo cercano

Tercera parte: La teoría del ‘melting pot’





Psicología del terrorismo

3 03 2008

 

Andrés Ortega en su blog publicó un interesante artículo dando algunos alcances sobre la psicología de los terroristas, según menciona, las últimas investigaciones afirman que quienes cometen terribles atrocidades como las del 11-S están psicológicamente sanos más bien hay una cierta racionalidad que los hace evaluar sus actos de una manera diferente.

Según se ha determinado los terroristas “no son enfermos mentales”, sino que esencialmente evalúan racionalmente los costes y beneficios de sus acciones “y concluyen que el terrorismo es beneficioso” para sus fines. También que las dinámicas de grupo y el liderazgo carismático cuentan mucho a la ahora de enrolar a gente en actividades terroristas.

Todavía hay mucho que investigar en la mente terrorista, y creo que se podría hacer dos clasificaciones, uno del tipo palestino donde las privaciones, la sensación de encierro y abuso provoca que muchos muchachos jóvenes se enrolen en las filas de Hamás, por ejemplo.

El otro tipo es el de Al-qaeda, como ya se ha visto muchos de los terroristas suicidas no provienen de la pobreza y la discriminación, más bien todo lo contrario. Los que cometieron los atentados de Londres por ejemplo estaban aparentemente totalmente integrados al modo de vida occidental.

Foto: Imagen de película Paradise Now.

 

 





La tragedia paquistaní

29 12 2007

Bhutto en uno de sus multitudinarios m�tinesEl asesinato de la ex primer ministro, Benazir Bhutto, pone en cuestión la frágil democracia en Pakistán, pues con su muerte también desaparece la esperanza de estabilizar de una región vital para la lucha contra el terrorismo.

Esta bomba de tiempo activada aparentemente por Al-Qaeda está lista para estallar y convertir a Pakistán en un nuevo territorio de enfrentamiento, caos y violencia.

Pero especialmente, lo que querían mostrar era destruir el proceso democrático que Estados Unidos pretende expandir por la región asesinando a una figura de gran popularidad como Bhutto.

Su regreso tras años de exilio estuvo lleno de dificultades desde el principio y sus enemigos se encontraban entre los extremistas islámicos y el propio gobierno del presidente Pervez Musharraf, a quien criticaba ferozmente, a pesar del trato secreto de compartir el poder en Pakistán.

Se esperaba mucho de la candidata del Partido Popular de Pakistán, sobretodo, que sea una corriente de moderación que enfrente al radicalismo islámico y que de paso sirviera como aire renovador al corrupto gobierno de Pervez Musharraf.

La muerte de Bhutto es una lección dolorosa. La guerra contra el terrorismo debe estar en Pakistán y Afganistán donde los grupos yihadistas campean a sus anchas gracias a la ambigüedad frente al terrorismo que ha marcado al Gobierno de este país en los últimos años.

Ahora, con la candidata favorita muerta y un clima envenenado por el odio gracias a Al-Qaeda, la atención se dirigen hacia Musharraf quien debe decidir por dos caminos riesgosos, o el de la represión suspendiendo las elecciones del 8 de enero, o seguir con los comicios en condiciones de alto riesgo.

Ninguna de las decisiones son garantía de nada, con la líder moderada muerta y el clima de violencia sembrado, muy bien los extremistas pueden sacarle provecho a esta situación en esta vital zona.

Por otro lado, no convocar elecciones pone a Musharraf en el blanco de las críticas adentro como fuera del país y podría obligarlo a dimitir creando un clima dictatorial que tanto esperan los grupos radicales








A %d blogueros les gusta esto: