Desastres de guerra: Sobre “La muerte a diario” de José Pablo Baraybar

17 09 2012

ImagenEl célebre pintor español  Francisco Goya fue uno de los principales retratistas de la miseria de la guerra en sus dibujos sobre la invasión de napoleónica en la España del siglo 19; los cuerpos retorcidos y abandonados  que lo hicieron famosos conmueven, rebelan, indignan, quizás porque estas imágenes las sentimos lejos y nos espanta lo desconocido. Todo lo contrario al libro La muerte a diario del peruano Jose Pablo Baraybar, quien muestra la muerte como un hecho cotidiano y violento, consecuencia de  su trabajo como antropólogo forense en los escenarios de los múltiples genocidios del siglo XX.

Baraybar narra con realismo y sin discursos pomposos sus experiencias alrededor del mundo en su tarea de examinar  los cuerpos masacrados de los crimenes que debe investigar. Pero sobretodo su labor es examinar huesos, cientos, miles, millones de huesos esparcidos en cuevas, desiertos, arenales  esparcidos desde Ruanda,  Haití, Somalia, Kosovo o Ayacucho.

El texto mitad ficción mitad crónica es además un fino  ejercicio de cinismo y algo de humor en medio de tantas muertes  en nombre de la religión, la patria, la libertad o cualquiera de sus variantes.

La muerte a diario da cuenta de la experiencia de Baraybar  de como convivir tan cerca de los cadáveres y como estos se convierten  en parte de su vida. Como bien se narra en uno de los pasajes del libro en donde el autor se detiene a comer una manzana cerca de una cueva que en realidad es una fosa común llena de cadáveres y a la que, por supuesto, un enjambre de periodistas se esfuerzan a tomarle fotos.

Sin embargo, uno de sus pasajes más infernales es el retratado en Somalilandia  en África, a donde llegó para investigar en una de las fosas comunes más grandes del mundo en medio de un basural, en el cual también habia una población cuyas vidas continuaban sin el menor espanto. Un retrato de pesadilla para un antropólogo  forense que debe clasificar, ordenar y de ser posible identificar a las  posibles víctimas para poder llevar a sus asesinos a la cárcel.

El libro cierra con una crónica sobre el encuentro con el líder serbio Radovan Karadzic, quien espera ser juzgado por el Tribunal Penal Internacional de la Ex Yugoslavia, por la masacre de Srbrenica donde fueron ejecutados  bajo sus órdenes alrededor de 8 mil bosnios durante la guerra.

La cita con Karadzic  muestra como una persona  pulcra, educada, y  “normal”, es un criminal  capaz de negar todos sus crimenes con una sonrisa en el rostro y mirando directamente a los ojos. Como señalaría Hanna Arendt el mal puede ser banal sin embargo a diferencia del oficial nazi Adolf  Eichman, que motivo sus reflexiones, el jerarca serbio no parece mostrar miedo, ni desconcierto sino estar totalmente en control  de la situación.

Baraybar  ha escrito un libro de viaje interior y sin anestesia a los peores crimenes de la humanidad, en el no hay victorias, ni finales felices, solo la certeza de una vez más habrá que hacer las maletas para investigar,dentro de lo posible, en un nuevo mar de osamentas.

Anuncios




Václav Havel y Kim Jong-il

30 12 2011

Acaban de morir Václav Havel, y Kim Jong-il, dos de los líderes políticos que han marcado el siglo XX, a pesar de estar en extremos políticos morales, fueron los símbolos vivientes de la lucha entre democracia y totalitarismo.

El último número de la revista Politica Exterior, hace un paralelismo entre ambas figuras políticas:

De Kim Jong-il (1942-2011), dictador norcoreano, y Václav Havel (1936-2011), político y escritor checo, Plutarco hubiese podido extraer pocos paralelismos entre sus caracteres morales, entre sus disposiciones naturales. Sabemos pocos lances fútiles del Querido Líder, en cualquier caso. De Havel conocemos muchas más cosas, pero sobre todo una: su amor por la libertad, una libertad individual y colectiva que buscó para sí y sus compatriotas, vecinos de Europa del Este. “Recuerdo claramente el momento en que aparecieron chapas de fabricación casera que decían: Havel presidente. ‘¿Puedo coger una?’, preguntó Havel educadamente al estudiante que las vendía”, rememora Timothy Garton Ash en este artículo.

Kim Jong-il, por el contrario, buscó y logró la opresión para sus compatriotas y vecinos de la península Coreana. Según Amnistía Internacional, existen al menos seis campos de concentración en Corea del Norte, que retienen a más de 200.000 prisioneros políticos. Su periodo al frente de uno de los países más “cerrados y represivos” –en palabras de Human Rights Watch– del mundo ha durado 17 años. Pocas veces habló en público, apenas viajó al extranjero y cuando salía sólo lo hacía en tren. Mientras el hambre asolaba a sus compatriotas, él al parecer no se privaba de lujos ni de gustos caros, como el caviar que se dice le traían de Irán.

En 2006 se publicó un informe sobre las atrocidades cometidas por el régimen del Querido Líder contra su pueblo. En su confección participó, entre otros, el propio Havel. La vida del “epítome del disidente” contra el comunismo, como lo califica Ash, y del oscuro dictador comunista terminaron cruzándose. Más allá, la perpendicularidad.

Aparentemente ambos políticos no podrían ser más diferentes pero curiosamente se encuentran en el punto en que ambos son escritores, por un lado Havel es un reconocido dramaturgo cuya temática fundamental es la libertad y el individuo enfrentando la adversidad, por el otro el Kim Jon il, según la propaganda norcoreana el Querido Líder escribió 1, 500 libros, aunque en Amazon.com se encuentran,  “Our Socialism Centered On the Masses Shall Not Perish”, centrado en el sistema político norcoreano y que The Guardian indico que esta lleno de  mentiras aderezadas con una prosa “muerta, deshumanizada”, otro es “On the Art of the Cinema”, probablemente uno de los que seguramente el dictador estaría más orgulloso, y que muestra su conocida afición al cine.





El peor empleo de todos

28 12 2011

El nuevo líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, heredó el peor trabajo del mundo, tras la repentina muerte de su padre el Kim Jong Il, según indica Jennifer Lind en Foreign Affairs.

Con tan solo  30 años el nuevo dictador de este país casi no cuenta con experiencia en política, y su presencia despierta fuertes dudas sobre  el futuro de la mayor potencia nuclear del mundo.

Según indica Lind quien seria el verdadero poder detrás del trono seria su tío Jang Song Taek por lo que se estaria creando un triunvirato conformado por  el tío, el sobrino y los militares.

Todo es suposición e hipótesis en uno de los países más cerrados del mundo, y como siempre en política internacional el mal menor es la norma, por lo que por más despreciable que sea el dictador de turno, una división interna por lograr el poder sería el peor escenario imaginado, por el destino del enorme arsenal nuclear que involucra a China, EE.UU. y Japón.

 

 





Michael Moore ataca de nuevo

8 08 2011


El cineasta Michael Moore, autor de documentales como Bowling for Columbine y Fahrenheit 9/11, ataca otra vez criticando al capitalismo norteamericano, en su ultimo articulo titulado: Hace 30 años: el día que murió la clase media, en donde recuerda cuando empezó este país arrinconó a la clase media en favor de los ricachones de Wall Street.

Lo interesante del artículo no son sus acostumbradas diatribas al capitalismo norteamericano, más impopular que nunca tras la pelea entre Obama y los republicanos para evitar la quiebra económica para EE.UU., sino que narra cómo las condiciones de vida en este país se han ido deteriorando hasta cada vez arrinconar más a la clase media.

Moore dice:

“De cuando en cuando, alguien menor de 30 años me pregunta: “¿Cuándo empezó Estados Unidos a ir cuesta abajo?” Dicen que durante mucho tiempo oyeron que los trabajadores podían criar una familia y enviar a los hijos a la universidad sólo con el ingreso de uno de los padres (y que en estados como California y Nueva York la universidad era casi gratuita). Que cualquier persona que quisiera un empleo con un sueldo decente podía tenerlo. Que las personas trabajaban cinco días a la semana, ocho horas diarias, tenían todo el fin de semana libre y vacaciones pagadas cada verano. Que muchos empleados eran sindicalizados, desde los empacadores de la tienda hasta el pintor de brocha gorda, lo cual significaba que, por humilde que fuera el trabajo, uno tenía garantizada una pensión, aumentos de sueldo ocasionales, seguro médico y alguien que lo defendiera a uno en caso de recibir un trato injusto. Los jóvenes han oído hablar de ese tiempo mítico, pero no es un mito: era real. Y cuando preguntan “¿cuándo terminó?”, les contesto: “El 5 de agosto de 1981″.

Según Moore todo empezó con la administración del presidente  Reagan quien empezó con una fuerte ofensiva contra los sindicatos y  una alianza entre el mundo empresarial y los políticos  norteamericanos que hasta ahora no ha sido disuelta.

El cineasta señala con ironía  que esto causa que:

*Los súper ricos ganarán más, mucho más, y el resto de ustedes luchará por las migajas que sobren.

* ¡Todos a trabajar! Mamá, papá, los adolescentes de la casa. ¡Papá, consigue un segundo empleo! ¡Niños, allí está la cadena para la puerta! Tal vez sus padres regresen a tiempo para llevarlos a acostar.

* 50 millones de personas quedarán sin seguro médico. Y las compañías aseguradoras pueden decidir a quién ayudar… o no.

* ¡Los sindicatos son malos! No deben pertenecer a un sindicato. No necesitan abogados. ¡Cierren la boca y pónganse a trabajar! No, no se vayan todavía, no hemos terminado. Que los niños se preparen la cena.

* ¿Quieren ir a la universidad? No hay problema: firmen aquí y estarán vendidos a un banco los próximos 20 años.

* ¿Qué es eso de “aumento de sueldo”? ¡Cierren la boca y pónganse a trabajar!

Fiel a su estilo corrosivo y a su actitud de eterno aguafiestas del sistema, Moore es más necesario que nunca en denunciar los vicios de la sociedad norteamericana,  y exhorta a sus compatriotas a una actitud menos complaciente con sus políticos.





El regreso de las camisas negras

1 08 2011

Fascistas italianos vistiendo sus clásicas camisas negras

El historiador Julian Casanova acaba de publicar un artículo en el diario EL PAIS, titulado Lo que enseña la historia, en él explica que la actual situación de crisis económica y fuerte cuestionamiento al modelo democrático  que recorre Europa puede desencadenar en una ascenso de la ultraderecha.

Según dice Casanova:

Si la crisis económica, el paro y los recortes sociales no encuentran fin, los conflictos en torno a la distribución de la riqueza desafiarán a los Estados democráticos. Lo estamos viendo ya ahora: quienes realmente aumentan el poder en este escenario ya no son las instituciones políticas democráticas, nacionales o europeas, sino las agencias de calificación, los bancos y los especuladores, que tienen mucha más fuerza que los Parlamentos y que los órganos de representación de los ciudadanos.

Así puede germinar la semilla de la ultraderecha, en medio de la crisis económica, de la incompetencia de las autoridades establecidas para remediar los males de la sociedad, con la urgente necesidad por parte de los Gobiernos y Parlamentos democráticos de reestablecer la confianza en las instituciones. Las organizaciones ultraderechistas aprovecharán la ocasión para presentar la crisis como un resultado de la inutilidad del sistema democrático. Ya no necesitarán tomar el poder por procedimientos armados, como sucedió en los años veinte y treinta del pasado siglo. Bastarán algunas mentiras propagadas hasta la saciedad, unas cuantas maniobras políticas, e instalar en la opinión pública el miedo y la idea de que son las únicas que pueden arreglar los problemas, aportar seguridad frente al desorden.

Tampoco parece lo más probable que el crecimiento ultraderechista se manifieste hoy en forma de marea imparable, como lo hizo tras la I Guerra Mundial, pero la historia de aquel turbulento periodo nos ofrece enseñanzas inequívocas, que algunos ignoran o menosprecian y a otros muchos les resulta incómodo recordar.

Casanova nos recuerda que el fascismo tuvo como antesala situaciones de crisis y una desconfianza a  las instituciones. Inicialmente aparecieron como grupos sin gran legitimidad,  hasta convertirse en organizaciones enormes  que defendían más la acción más que las instituciones.

Los partidos ultraderechistas y fascistas pasaron en poco tiempo de tener un arraigo modesto en la sociedad a convertirse en organizaciones gigantescas. Los primeros afiliados pudieron llegar a ellas atraídos por las ideas, las promesas o el activismo violento del movimiento, pero detrás de los millones de ciudadanos que acudieron tras la conquista del poder había consideraciones más pragmáticas sobre las ventajas políticas y sociales de dar ese paso. Se trató también de una movilización de los desafectos frente a los partidos ya establecidos, desacreditados por su asociación con la democracia y por su fracaso a la hora de poner remedios a sus quejas.

El artículo de este historiador es una advertencia sobre lo que no debe volver a suceder si bien la historia no es cíclica, el mirar al pasado es siempre aleccionador. La historia sirve para espantar y advertirnos que siempre es posible descender al abismo.





GÜNTER GRASS O EL GRAN AGUAFIESTAS

25 07 2011

El premio nobel de literatura, Gunter Grass  vuelva a la carga  en su último discurso llamado La piedra de Sísifo, precisamente ante una asociación de periodistas alemanes, en donde hace una fuerte crítica al oficio del periodismo que ha perdido totalmente el camino entre la banalidad, la falta de  profundidad y el miedo a la crisis.

” No hace falta ya ninguna censura pasada de moda, basta la mera concesión o denegación de anuncios para chantajear a una prensa escrita cuya existencia peligra de todos modos. Sin embargo -a pesar de consignas de silencio subliminales-, será necesario, mediante un periodismo concienzudo, llegar al fondo de las cosas, informando a la opinión pública sobre el ejercicio ilegítimo del poder de los lobbies.” Lee el resto de esta entrada »





Rebelión contra el multiculturalismo

24 07 2011

Los indicios parecen indicar que el perpetrador de los atentados de Noruega Anders Behring Breivik, con el saldo trágico de más de 90 personas muertas, estaba vinculado a la extrema derecha y sentía un profundo odio hacía los musulmanes  en su país.

Tal como menciona  El Pais:

Poco a poco van emergiendo detalles de esa otra vida e ideas políticas que componen un retrato que se acomoda mejor al drama nacional en que vive Noruega. Son particular reveladoras sus contribuciones a la web document.no, creada para alertar contra la invasión de Europa, en general, y de Noruega, en particular de gentes venidas de otras tierras e imbuidas de Islam. “Dígame de un país donde los musulmanes hayan convivido pacíficamente con los no musulmanes”, inquiría hace unos meses Breivik antes de responderse que esa implantación ha tenido “consecuencias catastróficas para los no musulmanes”. En otro momento se preguntó: “¿Cuándo ha dejado de ser el multiculturalismo una ideología dirigida contra la cultura europea, las tradiciones, la identidad y las naciones Estado?”.

Segun Juan Cole del blog Informed Comment, Breivik veia a la inmigración como una amenaza a la identidad de Europa y un peligro latente.

Segun dice Cole:

But Breivik saw Muslim immigration in particular as a threat to the very identity of Europe. That is, if the immigration from the Middle East were allowed to continue, then ultimately there would be no Europe, just a big Iran on all sides of the Mediterranean. Moreover, he imagined this process of Islamification as happening very quickly.

Sin embargo, lo más interesante que dice Cole es que muchos de los actos de Breivik se debieron a que hay muchos partidos de extrema derecha que están teniendo cabida en la política en países como Suecia, Finlandia  e incluso en EE.UU. con el Tea Party

Los actos de Breivik serían, al igual que los extremistas islámicos,  una rebelión contra la perdida de identidad en sus propios países debido a la invasión cultural extranjera, a un  mundo cada vez más mezclado donde no hay culturas hegemónicas. En el caso de Breivik  el Partido Laborista en el poder en Noruega representaba a quienes le abren la puerta a los musulmanes que vienen a invadir Europa a quebrar las raíces cristianas, por lo tanto para un sector de la extrema derecha luchar contra la migración es como una nueva cruzada.

El asunto aquí es que tanto en EE.UU. como en Europa la migración extranjera  genera rechazo y cada vez más,  y  hay corrientes de opinión que preferirían un mundo occidental cristiano y puro sin la molestia de una sociedad diversa.








A %d blogueros les gusta esto: