Wikileaks, Afganistán y los Papeles del Pentágono

12 08 2010

Una de las grandes batallas de los gobierno en el mundo actual es poder defender moral e ideológicamente una guerra, un ejemplo de esto se viene dando en la actual presencia de Estados Unidos y sus aliados en Afganistán, tras la revelación de documentos secretos difundidos a través del portal Wikileaks, que ha provocado un debate sobre si es que vale la pena mantener una presencia militar en la zona.

Wikileaks se ha convertido en uno de los mayores avances para el periodismo de investigación que existen en la actualidad, su labor es básicamente difundir a traves de internet  documentos que gobiernos de cualquier parte del mundo mantienen ocultos y cuyos contenidos tiene gran relevancia.

Lo revelado por este portal sobre la situación en Afganistán se ha sumado a la larga fila de argumentos en contra de la presencia estadounidense en esta región, la información a tan solo un click, muestra como la guerra se esta perdiendo en este país, que el gobierno afgano respaldado por occidente básicamente nada en corrupción y que la situación es cada día es más difícil de ganar debido a los abusos de poder del ejército afgano, cuyos errores juegan en contra de las fuerzas multinacionales que buscan  ganarse a la población para vencer a los Talibanes y a los miembros de Al-Qaeda.

Las revelaciones no son nuevas y ya se dijo que la guerra en Afganistán no se puede ganar militarmente y que el objetivo inicial que era matar o detener al líder de Al-Qaeda, Osama Bin Laden, tras el 11-s, ya ha dejado de ser una prioridad.

Ante los reveses en Afganistán, las voces que se preguntan si no es tiempo ya de salir de este países empiezan a expandirse incluso por quienes originalmente respaldaron la guerra. Por ejemplo, recientemente la revista Time ha publicado un artículo preguntándose timidamente si no es mejor ya abandonar la región ante la falta de éxito y el aumento de bajas de las tropas estacionadas en este país.

La pregunta que se hace Time, Qué pasaría si nos vamos de Afganistan? Revela que el inicial entusiasmo por crear una democracia y mejorar las condiciones de millones de personas que vivían en el espantoso régimen Talibán, se empieza a desvanecer, el problema, como siempre ocurrió en este país, es que tras la salida de una potencia extranjera el resultado es el caos, la miseria y la muerte para miles de personas.

Hay que recordar que tras la Guerra Fría, cuando se retiraron los soviéticos y los norteamericanos dejaron de apoyar a los mujaidines luego de serles serles útiles, lo que  siguió fue una sangrienta guerra civil con millones de refugiados y miles de muertos, que originó el régimen talibán,  al cual actualmente Estados Unidos combate.

Lo que estamos viendo es la clásica reacción realista norteamericana que apoya la idea de si no hay intereses involucrados es mejor no arriesgar, la propuesta es muy popular pues el canto a la paz es muy conveniente actualmente, pues la guerra no se está ganando y cada vez se complica más.

Es cierto que el gobierno de Hamid Karzai apenas controla una porción del país y que no es precisamente un ejemplo de honradez, cuyo apoyo cuesta mucho al presupuesto norteamericano.

Pero el problema que surge es qué pasará cuando Estados Unidos se vaya en nombre de sus propios intereses ,¿ se quedará la ONU y el apoyo internacional que recibe un sector de la población afgana? Qué garantía hay que tras la eventual retirada el país caiga en  otra guerra civil cuando el último soldado norteamericano se retire.

Los papeles del Pentágono:

Las revelaciones sobre secretos militares que cuestionan una guerra no son nuevos, hay que recordar  el escándalo desatado por el analista militar Daniel Ellsberg,en los 70’s al publicar documentos secretos del Pentágono que revelaron muchas verdades incomodas de la Guerra de Vietnam y que mostró que la intervención de Estados Unidos en el Sudeste Asiático tuvo, por lo decirlo menos, origenes cuestionables.

Este episodio muy parecido al de los Wikileaks y Afganistán, están muy bien descritos en el documental seleccionado para el Oscar de este año,  El hombre más peligroso de América, aquí podemos ver como la decisión de un hombre y sus convicciones morales se opusieron frontalmente a las nociones del patriotismo.

En dilema moral de si traicionar a tu país en nombre de tus propias convicciones, es un debate actual en la actualidad, y se ha visto en el actual asunto del Wikileaks y la guerra en Afganistán.

Las comparaciones entre Afganistán y Vietnam no han faltado, quizas la gran diferencia está en que la información que se tenía antes era mucho más restinguida que en la actualidad.  En los 70’s la sensación de haber sido engañados por su gobierno fue un duro golpe para la sociedad norteamericana que creía en la moralidad de la guerra. En el caso afgano más bien no hay tanto la idea del engaño sino más bien de haber ingresado a un terreno demasiado complicado y el cual tiene un costo demasiado alto. Los objetivos originales léase atrapar a Bin Laden y construir una democracia sólida para que combata ideológicamente el extremismo islámico, no se han cumplido, y es que ambos son metas que demandan una inversión de recursos políticos, económicos y militares a largo plazo. Algo que para los norteamericanos no están dispuestos a asumir.

Link:

El documental mencionado se puede ver online aquí.

Afghanistan’s Vietnam portent. Opendemocracy.net

Habia una vez Afganistan.Galeria de fotos de Afganistan antes de la guerra.Foreign Policy


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: