Pecados católicos

25 04 2010

Si la Iglesia Católica fuera una democracia en este momento el Papa Benedicto XVI estaría siendo sometido a un juicio político, en donde se le preguntaría la obra y milagros de los casos de pedofilia y qué grado de participación tuvo. Por supuesto eso no pasará porque los fieles católicos somos muy obedientes y hasta ahora no hay ninguna corriente dentro de la propia iglesia de Pedro que sea capaz de cuestionar aunque sea un poco la estructura actual del catolicismo.

Los casos de pedofilia ya suman los miles y las explicaciones  han sido desde la teoría conspirativa  para acabar contra la iglesia, hasta de que el mundo actual, tan sexualizado, está haciendo caer en la tentación a los sacerdotes.

Por supuesto ya se habló de que es necesario eliminar el celibato para disminuir la tasa de ataques a menores. Un argumento  que no comparto, pues supongo que la abstinencia sexual no produce automáticamente deseos por los menores de edad. En todo caso lo que sí produciría sería más bien casos de sacerdotes que tengan relaciones sexuales  con personas adultas.

El asunto es largo de discutir e interminable, pero el tema de fondo es ¿Qué hacer con la Iglesia Católica?, las últimas informaciones dicen que el propio papa cuando fue encargado de la Doctrina de la Fe supo de casos de pedofilia en Estados Unidos y prefirió encubrir el caso.

O sea de lo que hablamos es de por lo menos de encubrimiento de  un crimen, ya no solo de un asunto moral  en donde la Iglesia Católica ha tenido una gran flexibilidad para justificar sus acciones con el pretexto de los “errores del pasado”.

El asunto es que si el propio Benedicto XVI piensa que el encubrimiento es mejor que la denuncia, quiere decir que su forma de pensar es que la iglesia está por encima de la justicia terrenal. Según parece en estos casos para el papa es mejor preservar la institución  que proteger a los más débiles.

Al final lo que está haciendo es comportarse como la mayoría de estados acusados de crímenes contra la humanidad que privilegian sus propios intereses que compadecerse de sus víctimas. El problema es que la iglesia no solo es una institución sino la principal vocera de la moralidad del mundo contemporáneo.

Esto es un error gravísimo que desnuda totalmente la hipocrecía de sus líderes, tan preocupados por la infancia, los pobres y la sexualidad ajena, pero incapaces de asumir sus culpas y enmendar sus errores como se hacen en el mundo moderno. Lo que ha sucedido es que el Vaticano se ha quedado sin respuestas para el siglo 21, no entiende que las acciones legitiman a las institucines y no solo las tradiciones de hace 2000 años.

La Iglesia Católica está pasando por una grave crisis moral debido principalmente a que ha retrocedido en el tiempo, durante el reinado de el actual papa,  los escándalos  han estallado por todas partes léase: la mención a que Mahoma justificaba la violencia, el no suspender a un obispo que negaba el holocausto, hasta las peligrosas menciones a no usar condones para luchar contra el SIDA en África.

Estas declaraciones y forma de pensar hacen peligrar la existencia de esta religión que cada día pierde más seguidores y que corre el peligro de convertirse en una reliquia histórica sin ninguna relevancia en el mundo en que vivimos.

¿En qué se parecen Nixón y Benedicto XVI? Entérate en HGOL


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: