La crisis hondureña se recrudece

27 09 2009

Zelaya_embajada_brasil

Artículo de Noticias-ya.com

El depuesto presidente de Honduras Manuel Zelaya hizo una temeraria hazaña, esta semana, al entrar a su país y asilarse en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa, con esto evito la política de hechos consumados que ya planeaba seguir el presidente golpista Roberto Michelletti y que muchos países pensaban aceptar.

Según parece, el plan era que Micheletti permanecía en el poder hasta que en noviembre se supieran los resultados de las elecciones presidenciales y asumiera un nuevo mandatario, dejando a Zelaya sin ninguna opción de retornar al poder luego de varios meses después de ser arrestado y deportado al más puro estilo golpista latinoamericano de los 70’s.

Zelaya se arriesgó y prefirió no esperar a los negociadores de la OEA, Estados Unidos y Costa Rica, que poco han logrado en restaurar el orden democrático quebrado por el propio congreso hondureño y que tiene paralizado a este país por casi tres meses.

Ahora ha pasado a convertirse en un actor presente en la política hondureña, con la imagen de martirologio en la que bien han trabajado sus enemigos, quienes han bloqueado la embajada brasileña, cortado la electricidad, y sometiendo a Zelaya a todo tipo de humillaciones.

Como todo el mundo lo ha visto el gobierno de facto de Honduras ha emprendido una campaña de acoso contra los huéspedes de la embajada brasilera suspendiendo el agua, y restringiendo el acceso de provisiones.

Micheletti ha dado un plazo de diez días para que Brasil entregue al Zelaya, pero el presidente Lula ha dicho que no aceptará tales condiciones lo cual convierte el asunto en un problema mucho más extenso del que no hay salida hasta ahora.

La decisión de proteger a Micheletti en la embajada brasilera es una muestra del rol que
Brasil está jugando un rol importante en esta crisis, quien ha liderado la solidaridad a favor de Zelaya y convirtiéndose en el un defensor legitimo de la democracia en América Latina.

No es poco, y esto responde a que Brasil quiere estar en las ligar mayores en el mundo y quiere empezar en América Latina, su peso económico y político en la región es innegable, por lo que esta tomando decisiones importantes que lo están convirtiendo en un actor de imprescindible para cualquier negociación que se quiera tomar.

Por su parte, Estados Unidos parece no estar muy atento a lo que pasa en Latinoamérica, una tendencia que viene de hace mucho tiempo atrás y que Obama mantiene debido a sus problemas domésticos en medio de la crisis económica y las peleas por el sistema de salud de su país.

Lo que sucede en Honduras muestra la verdadera importancia que tiene la región para Washington, algo que se nota por ejemplo, en que hasta ahora el congreso norteamericano no ha ratificado al Arturo Valenzuela como jefe de la oficina de asuntos hemisféricos del Departamento de Estado.

Esto quiere decir que actualmente no hay nadie que pueda recomendar e influir en tomar alguna decisión importante, que involucre la posición de Estados Unidos frente a América Latina.

Por eso, desde que estalló la crisis la reacción de la Casa Blanca ha sido lenta y ambigua; manifestándose en contra del golpe y apoyando de alguna manera a Zelaya pero sin tomar decisiones importantes más allá de golpear al Gobierno de Micheletti con suspender la ayuda económica, pero sin involucrarse diplomáticamente en el asunto.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: