El eterno Hugo Chávez

22 02 2009

Decir que el presidente Hugo Chavez es un dictador, autoritario, seguidor de Castro y una muestra de lo peor del caudillismo latinoamericano ya es un lugar común. También lo es el que una vez más los venezolanos con más de 50% de aceptación aceptan esta vez que el se reelija eternamente y que con ello le abren la posibilidad de que se convierta en el eterno  presidente de Venezuela.

El mandatario venezolano ha roto permanentemente con las denominaciones políticas, sí tiene un compartamiento autoritario, dictatorial y profundamente antidemocrático, sin embargo, qué hacer cuando la gente sigue confiando en el en las urnas.

Se suponía que la respuesta debería ser que la oposición debe hacer un contrapeso, sin  embargo ésta parece aun confundida en su rol y de  una desunión clamorosa.

Su futuro  incierto y tal como la menciona Martín Tanaka en su blog, con grandes desafíos:

¿Qué le queda a la oposición? De un lado, está el camino del desconocimiento de la legalidad del régimen, la denuncia, la movilización desde fuera del sistema. Se trata de un camino que puede ser principista, pero improductivo. Si no se tiene la fuerza suficiente como para imponer condiciones, este camino lleva a la marginalidad política. De otro lado, está la opción de batallar dentro de las reglas que impone el régimen, aprovechar todos los espacios, no olvidando la importante cantidad de votos que obtuvo el “No” el domingo pasado, aunque con esto se convalide y legitime en los hechos la legalidad vigente. A la oposición no parece quedarle otro camino que este. Su gran problema será cómo enfrentar las elecciones de 2012; bien visto, es más fácil ganarle a Chávez en un referendo, con la oposición unida, que en una elección presidencial, en donde la oposición tiende a la dispersión. Además, se enfrentarán un líder con todos los recursos del poder a su disposición, y algún o algunos candidatos cuya construcción como alternativa es todavía precaria.

Sin embargo, Chávez no tiene un entorno fácil, la crisis económica empieza a hacerse sentir en América Latina  y mucho más en los precios del petróleo, principal alimento de los proyectos sociales del presidente y fuente de su legitimidad social.

Como bien menciona  Observatorio de Fronteras:

No obstante, a pesar de su victoria, el mandatario vecino no las tiene todas consigo. Sin duda alguna, sorteado el escollo político, su principal preocupación es la sostenibilidad de la economía, pues con el petróleo por debajo de los 40 dólares el barril, el margen de la Revolución Bolivariana es bastante limitado. Y es que el fin de la bonanza seguramente obligará a Chávez a tomar una serie de dolorosas determinaciones, dentro de las cuales podrían verse afectados algunos de sus programas bandera, al igual que su generosidad en la arena internacional.

Eso sin hablar de la posible devaluación del bolívar, una decisión difícil, que se complica por cuenta de un ritmo de inflación superior al 30 por ciento anual, el más alto de América Latina. Al creciente índice de precios se suman otros retos que Chávez tendrá por delante, como las críticas a los “boliburgueses”, nuevos ricos favorecidos por el régimen, la corrupción oficial y las altas tasas de criminalidad e inseguridad que siguen azotando, especialmente, a los venezolanos más pobres.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: