Latinoamérica y las FARC

4 03 2008

Probablemente esta será la era de los actores no estatales, cuya fuerza y poder logra cada vez más superar a los estados, como claramente lo ha evidenciado las FARC este fin de semana la incursión de su portavoz principal Raúl Reyes.

La crisis diplomática entre Ecuador, Colombia y Venezuela, nos está indicando que cada vez el poder de organizaciones como las FARC puede movilizarse y actuar abiertamente entre estos países sin que ninguno de los países pueda verdaderamente controlarlos.

El poder de esta guerrilla nutrida por el dinero del narcotráfico y de los secuestros ha conseguido durante décadas sobrevivir a la larga lucha contra el ejército colombiano, controlar gran parte del territorio así como extenderse más allá de las fronteras.

El que Raul Reyes estuviera en territorio ecuatoriano no es extraño, ya era ampliamente sabido que las FARC cruzaban esta frontera permanentemente y no solo eso, incluso se realizaban reuniones como los de la Coordinadora Continental Bolivariana que agrupaba varios miembros de la izquierda radical latinoamericana para entre otras cosas brindar su apoyo a la causa de esta guerrilla.

Alegar inocencia y desconocimiento por parte de Ecuador no convence a nadie y más bien muestra una tendencia en América Latina por la cual muchos países sencillamente prefieren mirar a otro lado y dejarlos actuar, para evitar las consecuencias de enfrentar a un poderoso actor internacional que extendería la violencia a su territorio.

Por otro lado, hay otra actitud. La del tipo venezolano que abiertamente se beneficia de ellos solidarizándose con ellos, tal como lo hizo el presidente Hugo Chávez al denunciar que la muerte de Reyes y compañía fue una “masacre” del imperialismo encarnado por Colombia.

Otra concepción de cómo afrontar este fenómeno es del tipo Uribe, según la cual ante la justicia de la causa se exigen soluciones nuevas, por lo que el asunto de la soberanía es algo que se puede obviar.

En ese sentido el presidente colombiano ha aprendido bien de su aliado George W. Bush, y a empleado una serie de pruebas que confirmarían relaciones desde que hay vínculos entre el ministro del interior ecuatoriano y FARC, hasta de que esta última tenía planes de adquirir uranio para desencadenar atentados terroristas.

Algunos datos seguramente más ciertos que otros, lo importante es que Uribe parece haber aprendido bien las lecciones de experto en esparcir datos de gran impacto que sirvan como advertencia de la magnitud del mal al que hay que enfrentar.

Todas estás visiones diferentes de que hacer, sin embargo, evitan discutir un tema más profundo el cual es: cuál debe ser la agenda de seguridad de América Latina, qué posición conjunta se debe tomar contra el terrorismo y qué acciones concretas se deben tomar.

Las definiciones es lo que menos quieren muchos países de América Latina, pues más interesante es jugar al discurso incendiario, a la guerra o al antiimperialismo que sentarse seriamente a encontrar solución a un asunto que puede terminar desbordándolos.

Ver: Chávez, el Gaddafi de Sudamérica. Reportero de la historia.

La “guerra de Chávez”. El País.com


Acciones

Information

One response

4 03 2008
vzlablogs.com

Latinoamérica y las FARC

Probablemente esta será la era de los actores no estatales, cuya fuerza y poder logra cada vez más superar a los estados, como claramente lo ha evidenciado las FARC este fin de semana con consecuencias fatales para su portavoz principal Raul Reyes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: