La tragedia paquistaní

29 12 2007

Bhutto en uno de sus multitudinarios m�tinesEl asesinato de la ex primer ministro, Benazir Bhutto, pone en cuestión la frágil democracia en Pakistán, pues con su muerte también desaparece la esperanza de estabilizar de una región vital para la lucha contra el terrorismo.

Esta bomba de tiempo activada aparentemente por Al-Qaeda está lista para estallar y convertir a Pakistán en un nuevo territorio de enfrentamiento, caos y violencia.

Pero especialmente, lo que querían mostrar era destruir el proceso democrático que Estados Unidos pretende expandir por la región asesinando a una figura de gran popularidad como Bhutto.

Su regreso tras años de exilio estuvo lleno de dificultades desde el principio y sus enemigos se encontraban entre los extremistas islámicos y el propio gobierno del presidente Pervez Musharraf, a quien criticaba ferozmente, a pesar del trato secreto de compartir el poder en Pakistán.

Se esperaba mucho de la candidata del Partido Popular de Pakistán, sobretodo, que sea una corriente de moderación que enfrente al radicalismo islámico y que de paso sirviera como aire renovador al corrupto gobierno de Pervez Musharraf.

La muerte de Bhutto es una lección dolorosa. La guerra contra el terrorismo debe estar en Pakistán y Afganistán donde los grupos yihadistas campean a sus anchas gracias a la ambigüedad frente al terrorismo que ha marcado al Gobierno de este país en los últimos años.

Ahora, con la candidata favorita muerta y un clima envenenado por el odio gracias a Al-Qaeda, la atención se dirigen hacia Musharraf quien debe decidir por dos caminos riesgosos, o el de la represión suspendiendo las elecciones del 8 de enero, o seguir con los comicios en condiciones de alto riesgo.

Ninguna de las decisiones son garantía de nada, con la líder moderada muerta y el clima de violencia sembrado, muy bien los extremistas pueden sacarle provecho a esta situación en esta vital zona.

Por otro lado, no convocar elecciones pone a Musharraf en el blanco de las críticas adentro como fuera del país y podría obligarlo a dimitir creando un clima dictatorial que tanto esperan los grupos radicales


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: