Callejón sin salida

16 01 2007

El presidente norteamericano George W. Bush  ha optado por reforzar la presencia militar en Irak,  según su nueva estrategia para este país, sin embargo, es ya una predicción creíble de que el nuevo rumbo solo significará que significará el fracaso de la política exterior norteamericana en la zona. 

Sin tomar en cuenta las recomendaciones del Grupo de Estudio de Irak que recomendaron una salida gradual de la zona, Bush  por su parte hizo todo lo contrario y agregará 20 mil soldados que significan que pese los serios reveses todavía se cree en una salida militar al problema iraquí. 

La razón por la que Bush eligió apoyar al Gobierno iraquí porque permitir que el país se enfrasque en una guerra civil representaría  dejarle el camino libre a Al-Qaeda como una base en el Medio Oriente. 

Sin embargo, el aumentar la presencia norteamericana incrementará el odio hacia Estados Unidos cuya presencia es cada vez más incómoda y que la mayoría de iraquíes considera como uno de los causantes de la catástrofe en la que se encuentran. 

En el frente interno las cosas no van mejor, al parecer el mandatario ha querido jugársela el todo por el todo después del triunfo demócrata en el parlamento y de que por lo menos la mitad de los estadounidenses desaprueban incrementar la presencia en suelo iraquí.
Con esta clara oposición entre incluso entre sus propios partidarios  Bush parece confiar en que los demócratas no querrán cargar con la responsabilidad de haber dejado a Irak a la deriva.
 

Otro de los puntos importantes del nuevo giro que tomará la nueva estrategia en Irak es el anuncio de que se luchará contra todos aquellos países que apoyen a la insurgencia iraquí. En otras palabras, es una amenaza directa contra Siria  e Irán acusados de aprovisionar a las múltiples milicias que atacan a los soldados norteamericanos. 

Este punto es particularmente delicado si es que entre las recomendaciones del plan Baker- Lee se sugería abiertamente que se debe negociar con Irán y Siria para lograr estabilizar a Irak. 

Bush en ese sentido ha optado por  alejarse del realismo y apostar por una confrontación abierta que podría extender el caos iraquí a otros países, esto resultaría un desastre total pues en lugar de estabilizar la región más bien la desestabiliza. 

El mandatario tenía la opción de mantener la situación en Irak y dejarle el problema a la siguiente presidente que lo reemplazará en dos años, sin embargo, ha elegido la peor opción la de dejar la puerta abierta  para la expansión de la guerra lo cual es una herencia terrible para quien llegue a la Casa Blanca.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: