EL LEVE CONSUELO DE LA HISTORIA

11 12 2006

Finalmente solo quedará el juicio de la historia para juzgar al ex dictador chileno Augusto Pinochet, un insuficiente consuelo para sus víctimas quienes preferirían verlo en una prisión, y no que la “historia” se encargue de sacar un balance que seguramente no será unánime ni satisfactorio.

Pocos podrían creer que aquel indeciso general terminaría derrocando y traicionando al presidente Salvador Allende aquel 11 de setiembre del 1973, como se sabe Pinochet fue hasta último momento un leal al Gobierno socialista, inclinándose por los conspiradores golpistas en un mar de dudas.

Sin embargo, una vez en el poder las vacilaciones se acabaron y fue un entusiasta de los asesinatos, torturas y violaciones. El General no dudo en ser parte de la maquinaria para asesinar a 3 mil personas y desaparecer a otras 30 mil por sus inclinaciones comunistas.

El crimen no parecía tocarlo a él en eso que llamamos conciencia, su ciega convicción de que había que terminar con el comunismo en su país hizo de él una máquina de matar.

La responsabilidad moral de Pinochet es enorme, a diferencia de un caso similar como del ex nazi Adolf Eichman, quien se justificaba en su juicio alegando que cumplía órdenes cuando condenaba  a muerte a  miles de judíos, en el caso del General fue él quien autorizó, consintió y era cómplice del momento más oscuro de la historia de Chile.

Las malas artes de Pinochet,  sin embargo, fueron olvidadas durante 30 años por el gran éxito económico de Chile, lo logró claro con una montaña de cadáveres que incluían sindicalistas, intelectuales, estudiantes o todo aquello que significara algún tipo de oposición.

Chile podrá ser todo lo globalizado, competitivo y desarrollado económicamente, pero tiene deudas morales aún que saltar con su memoria, que el dictador esté muerto ahora significa que es el momento de terminar de pasar la página, pero terminando de juzgar a los culpables de los miles de muertos y desaparecidos.

¿Qué le espera a Chile? Definitivamente la muerte del General da un respiro a este país, pues si bien ya no contaba con el poder de antaño, era un factor de división en la sociedad chilena.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: