EL HURACÁN CHÁVEZ

4 12 2006

Como era de esperarse, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, logró conservar el sillón presidencial para cinco años más consolidando un nuevo modelo de democracia latinoamericana que conserva la apariencia pero que en el fondo oculta el autoritarismo caudillista de siempre.

Pese a que Chavez se ha auto catalogado como una especie de aire nuevo a la política venezolana, en realidad es más del tradicional estilo dictatorial-paternalista que es prácticamente parte de la identidad de esta parte de América.

Los latinoamericanos  siempre hemos tenido predilección por los políticos fuertes, Perón, Fidel Castro y ahora Chávez son muestras de nuestra idea enraizada del líder todopoderoso, quien valiéndose de cierta sensibilidad social es aceptado ampliamente por las mayorías populares, aunque eso signifique el alterar las instituciones  y con ello disminuir la calidad de la democracia.

La popularidad del presidente venezolano es innegable, su interminables discursos llenos de informalidad, su interés por las actividades sociales y su desafiante manera de dirigirse al gobierno estadounidense han hecho de él uno de los políticos más carismáticos del continente.

Su 60% de aceptación popular en las últimas elecciones presidenciales será respaldo suficiente para afirmar su poder, que se dirigirá a terminar de controlar los medios de comunicación, último bastión que le falta al que se suma el Congreso, y el Poder Judicial. De esta manera, en este período nos encontraremos a un Chávez que actúe a sus anchas, pues la tentación por acumular poder es demasiado intensa como para poder resistirse.

Por otro lado, aunque muchos lo cataloguen de dictador, esto no es precisamente cierto, pues qué más  prueba democrática que el respaldo popular en las sucesivas elecciones e incluso en un referéndum que han prolongado su poder.

Ahora, el autoritarismo chavista es ampliamente apoyado por un sector importante de la población y ni que hablar de la izquierda latinoamericana que  ve en él el sucesor de Fidel Castro para expandir la revolución.

Cinco años más para Chávez uno de los líderes carismáticos más importantes de nuestra época, cada palabra suya remece, incendia y atemoriza, sin que, lamentablemente, no haya hasta el momento un líder alternativo mucho más presentable y moderado que el líder caribeño.

Otro camino al chavista es necesario, porque el camino confrontacional tanto dentro de su país como en el extranjero, pues acaba con la posibilidad de una sociedad sin revanchismos e impide ese sueño bolivariano de una Latinoamérica unida.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: