LAS CUENTAS PENDIENTES DE RUMSFELD

26 11 2006

Como si no fuera suficiente la perdida del cargo de Secretario de Defensa Donald Rumsfeld tendrá que enfrentar ahora los cargos de crímenes de guerra , ante un tribunal en Alemania, por su actuación en las cárcel de Abu- Grahib. La primera en hablar es precisamente la directora de esa prisión, la ex – general  Janis L. Karpinski, chivo expiatorio y único oficial de alto rango sancionado por las humillantes torturas cometidas contra prisioneros por militares norteamericanos. 

La oficial retirada acusa directamente a Rumsfeld de ordenar las torturas, y pide que él también sea considerado responsable de estas graves violaciones a la Convención de Ginebra.  Según  Karpinsky, durante su gestión llegó un memorando firmado por el mismo Secretario de Defensa de entonces autorizando las torturas en los interrogatorios y con la indicación al pie:  “….Asegúrense de que esto se cumple”. Los métodos consistían, como se descubrió después, en tener a los presos  mucho tiempo de pie, no dejarlos dormir o comer. 

Como se denunció, en la cárcel iraquí los excesos llegaron hasta obligar a los presos a permanecer desnudos mientras eran amenazados con perros, ser cubiertos con excrementos, obligarlos a similar actos sexuales y una serie de actos de una bajeza innombrable. 

La etapa de Rumsfeld quizás sea la más vergonzosa para el ejercito norteamericano, quienes pasaron de ser los patriotas liberadores de Irak a convertirse en torturadores propios de cualquier republiqueta tercermundista. 

Por estas acciones Estados Unidos es el apestado número uno en materia de derechos humanos, con perjuicio para él mismo porque con un error de tal magnitud es imposible ganar las “mentes y los corazones de los iraquíes” para lograr la reforma de Irak y muchísimo menos lograr una victoria contra el terrorismo internacional. 

Es difícil que veamos a Rumsfeld sometido a un juicio público por su actuación intelectual, pues si de precedentes se trata tenemos al ex secretario de Estado Henry Kissinger solicitado por la justicia argentina por su conocimiento en la Operación Condor, cuando Estados Unidos auspiciaba a las dictaduras del Cono Sur para luchar contra el Comunismo. 

Sin embargo, la gravedad del asunto y lo escandaloso de los actos seguramente remecerá algo la conciencia de los norteamericanos, aunque sea improbable ver al halcón Rumsfeld  tras las rejas.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: