¿QUÉ SE JUEGA EN COREA DEL NORTE?

13 10 2006

Pascal Boniface, director del Instituto de  Relaciones Internacionales y Estratégicas de París, ha publicado un artículo llamado El desplante de Corea del Norte, donde  explica brevemente cual esel contexto en el cual se desarrolla la actual crisis norcoreana, que nos ha retornado a los tiempos de la tensiòn nuclear durante la Guerra Fría.

Entre otras revelaciones, el analista indica que mucho de los temores que subsisten solo son por un ataque nuclear sino a que el régimen de Pyongyang termine cayendo. Por un lado Corea del Sur teme una reunificación a la alemana y sus consecuencias económicas, por otro lado Japón supone que una Corea unida  le reste algo de poder en la región.

El desplante de Corea del Norte

Publicado en LA VANGUARDIA el  12/10/06

Corea del Norte realizó una prueba nuclear el pasado 8 de octubre pese a los ruegos unánimes de la comunidad internacional para que renunciara a ella. Desde luego era bien sabido hace tiempo que Corea del Norte disponía de armas nucleares, y el propio país así lo había proclamado en febrero del 2005. Esta última prueba no modifica por tanto de manera radical los parámetros estratégicos en el sentido de alumbrar un nuevo Estado nuclear en el planeta.

No obstante, viene a oficializar la condición de Estado dotado de armamento nuclear de Corea del Norte, factor que aporta un plus de difícil y problemática vuelta atrás en la situación presente.

Corea del Norte, sin embargo, había ratificado el tratado de No Proliferación de Armamento Nuclear (TNP), aunque se retiró de él en el 2003. Oficialmente, en consecuencia, no ha habido violación del tratado, pero no es menos cierto que este anuncio constituye un golpe bajo asestado a la política de no proliferación de armas nucleares y puede suscitar una gran inquietud por la seguridad de Asia. Vista la naturaleza del régimen coreano – uno de los más dictatoriales e impermeables del mundo-, así como la situación en Asia – división de Corea, especial sensibilidad de Japón hacia el arma atómica-, la cuestión reviste indudable importancia. Y todo ello cuando el nuevo primer ministro japonés, Shinzo Abe, que acaba de tomar posesión de su cargo, ha decidido visitar China en su primer viaje al extranjero en lugar de desplazarse a EE. UU., como es tradición. Y cuando, también, el ministro de Asuntos Exteriores surcoreano está a punto de ser confirmado para el cargo de próximo secretario general de la ONU.

Pyongyang afirma en voz alta que no se guía en su actuación por los criterios de otros estados y que su aislamiento casi total no le preocupa de manera notable. Incluso China, dilatada protectora del régimen norcoreano, ha condenado la prueba nuclear. Sin embargo, se ha visto impotente para impedirlo, lo que constituye un revés en su trayectoria. La iniciativa norcoreana, por otra parte, ha representado un motivo suplementario para acelerar en su caso las negociaciones estratégicas con Japón, terreno de por sí difícil. Evidentemente, también han protestado los vecinos japoneses y surcoreanos, así como EE. UU., Rusia y los países de la UE.

El problema estriba en que los medios para presionar a Corea del Norte son muy débiles. La misma circunstancia de que este país sea un país autárquico, sin recursos, al borde de la quiebra, y que su población sufra subalimentación resulta – paradójicamente- una baza y un triunfo en manos del régimen que, ciertamente, no tiene nada que perder salvo el poder. Hará cuanto esté en su mano para perpetuarse de tal modo que el arma nuclear es simplemente y desde su punto de vista un instrumento para no ser molestado… Al régimen de Kim Jong Il no le preocupa que su población se vea aún más expuesta que antes a la escasez y la penuria. Pero confía en que si se dota de una reconocida capacidad nuclear, consagrará su régimen protegiéndole de las amenazas externas… Nadie se arriesgará a atacar militamente a un régimen a la vez en situación desesperada y dotado del arma nuclear. La afirmación de su capacidad nuclear refuerza sus márgenes de maniobra en sus relaciones con otros países. No puede temer sanciones económicas porque ya no puede hallarse más en quiebra. Cara al exterior, apuesta por su capacidad de causar daño. De igual manera, los surcoreanos no tienen ningunas ganas de contemplar un éxodo masivo de norcoreanos huyendo de su país. Pese a las promesas oficiales, saben que no pueden pagar el precio de una reunificación en caso de caída del régimen norcoreano. Han podido comprobar que Alemania no ha empezado hasta ahora a digerir con dificultad la reunificación pese a la ayuda ASTROMUJOFF de la Unión Europea.

Seúl, por tanto, teme más que espera un desmoronamiento de su hermano enemigo. Japón no desea tampoco una reunificación de Corea, pues teme que pueda producirse partiendo de una actitud de oposición a Tokio. En cuanto a EE. UU., encuentra en la división de Corea un instrumento adicional para justificar su presencia militar en la península.

Si por una parte la prueba norcoreana constituye un desaire y un desplante para el conjunto de la comunidad internacional, aún lo es más para EE. UU. y George W. Bush. Madeleine Albright, ex secretaria de Estado norteamericana, relata en sus memorias que en el verano del 2000, tras una espectacular visita a Corea del Norte, estuvo a punto de concluir un acuerdo de desnuclearización.

Posteriormente George W. Bush accedió al poder y pronunció su famoso discurso sobre el eje del mal y del planeta en su conjunto- con estos países no han hecho más que acrecentarse desde aquellos días.

Imagen: Paranoia Nuclear. Envalentonado afiche norcoreano dándole la razón a los halcones de Washington que ven en Corea del Norte una amenaza.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: