REALPOLITIK

14 09 2006

Los agradecimientos de la Secretaria de Estado, Condolezza Rice, la intervención de la policía siria, que impidió un ataque con bomba a la embajada norteamericana  en Damasco parecen ser los síntomas de que hay intereses comunes entre estos dos países con relación al terrorismo.

 

Pese a que Washington ve en Siria el principal aliado del terrorismo en lugares como Irak y Líbano, éste no es especialmente un aliado de Al- Qaeda y Osama Bin Laden, habiendo dado muchas veces información sobre este grupo a la inteligencia norteamericana.

 

Si bien el gobierno sirio no es precisamente amable en cuestiones de democráticas, su ayuda puede ser muy importante para establecer una mejor colaboración contra el terrorismo islámico en la zona  y en donde Estados Unidos requiere desesperadamente mayor colaboración de los países árabes.

 

Las dudas del gobierno norteamericano seguramente deben venir por el lado de cómo se vería su imagen internacional si trabaja conjuntamente con esta dictadura, que paradójicamente pertenece también al partido Bass, y quien tiene como uno de sus miembros del ex presidente iraquí Saddam Hussein.

 

Esas dudas son por lo menos que peculiares pues sus principales aliados árabes en Medio Oriente como Arabia Saudita no se distinguen precisamente en ser ejemplos en materia de derechos humanos  y civiles.

Washington va a tener que dejar de ver el mundo en términos de enemigo-amigos, el caso sirio es un ejemplo claro, si bien los dos países están en las antípodas no pueden negar que nada le convendría más a EE. UU. que trabajar conjuntamente con este país contra el terrorismo.

 

A diferencia de la Guerra Fría, la “amistad” con países de dudosa procedencia no es para ganar territorio a favor, en este caso colaborar intercambiando información con Siria podría significar prevenir futuros ataques terroristas con sus altos costos en vidas humanas.

 

La tarea por realizar es saber que tan confiable es el gobierno de Damasco y que tan real son sus intereses en luchar contra el terrorismo de tipo islámico, con el cual no debe estar muy comprometido si es que consideramos que la larga dictadura siria es más bien de tipo laica como lo fue la de Saddam Hussein en Irak.

 

El mundo no está hecho de ángeles pero si un mínimo de colaboración muy específica, discreta y limitada se empieza a dar, la guerra contra el terrorismo internacional tendría mejores resultados.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: