¿LA HORA DE LA PAZ?

28 08 2006

Artículo publicado el 26-08-06 en el diario oficial El Peruano.

 

Imagen: Tropas de la ONU desembarca en el Líbano para establecer una frágil paz.

La comunidad internacional hizo lo que pudo y eligió una solución superficial para acabar con la crisis desatada por Israel y Hezbolá en el Líbano. Ante esto, la Resolución Nº 1799, aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU, es un intento desesperado, pero imperfecto, para terminar con la crítica situación en el Líbano.

Esta iniciativa, promovida por Estados Unidos y Francia, llegó hasta donde pudo y consiguió una paulatina retirada de Israel del sur del Líbano. La zona será ocupada posteriormente por el Ejército libanés, así como por unos quince mil cascos azules de la ONU.

Tanto el Ejercito libanés como los cascos azules, por la ambigüedad de su mandato, tendrán el desafío de la milicia islámica, Hezbolá –de presencia continua en la zona–, a la que es, por el momento, imposible desarmar. ¿Cómo controlar a este grupo que ha sido capaz de mantener en vilo al poderoso Ejército israelí, que destruyó gran parte del Líbano sin acabar con la guerrilla ni lograr rescatar a sus dos soldados capturados por esta organización?

Hay que recordar también que hasta ahora las fuerzas multinacionales ya instaladas en la frontera entre los dos países tienen una actuación limitada al observar cómo un bando y otro se atacan. Si alguien ha ganado en este conflicto ha sido Hezbolá, que se puede jactar de haber resistido al Ejército israelí, lo que le da mayor legitimidad de la que tenía, por lo que intentar desarmar a este grupo implicaría que el débil Estado libanés se convierta en blanco de los extremistas.

La propia estructura política del Líbano, dividida entre cristianos y musulmanes, así como la intromisión de países como Siria e Irán, impiden una acción gubernamental que resulte exitosa y que evite nuevos conflictos con Israel.

Por otro lado, pese a que hay una resolución de la ONU que pide el desarme de Hezbolá, los sucesivos gobiernos prefirieron, por su propia supervivencia, mantenerse al margen, de los múltiples intereses envueltos en el territorio libanés.

Sin embargo, esta vez el costo de mirar hacia otro lado tuvo consecuencias nefastas en la reconstrucción que este país veía con esperanzas luego de la cruenta guerra civil de la década de 1980.

Lograr una paz duradera el Líbano debe ir en contra de su propia historia, que siempre estuvo marcada por la interferencia exterior y la falta de autoridad del Estado libanés, que siempre ha terminado arrastrando a este país a una nueva guerra.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: