AL-QAEDA SIGUE EN LA GUERRA

20 08 2006

 

La guerra sigue. El ejército norteamericano asesino al líder de Al Qaeda en Irak, Al Zarkawi, pero no cambiará a su favor la situación de conflicto permanente; como se preveía el reemplazo llegó pronto y la cruzada enprendida por Bin Laden y sus seguidores continuará sembrando el terror y el caos en este país. Para analizar el tema el columnista español David Bayon explica como el terrorismo sigue en pie pese a los duros golpes recibidos.


Un monstruo seguido de otro
Por David Bayón

Apenas han transcurrido un par de semanas desde que dos F-16 norteamericanos hicieran saltar por los aires la guarida de Abu Musa al Zarqaui y el Decapitador de Bagdad ya tiene sucesor. Se llama Abu Hamza Al Muhayer.

Según indicó el portavoz militar estadounidense en Bagdad, Mayor General William Caldwell, Muhayer se entrenó en Afganistán y es experto en explosivos; es una figura clave de Al Qaeda en Irak y es el responsable de facilitar el movimiento de combatientes extranjeros de Siria a Bagdad. También precisó que es un terrorista desde 1982, empezando por su implicación en la Yihad Islámica Egipcia, que estaba dirigida por el número dos de Usama Bin Laden, Ayman al Zawahri.
En el comunicado de Al Qaeda, donde se informa sobre este hecho, Muhayer es descrito como un “hermano respetable” con “un pasado de yihad (guerra santa) y grandes conocimientos”. Al igual que su antecesor, con seguridad es un paranoico peligroso que cree que hay que imponer la fe de Mahoma en todo el mundo y a toda costa. Como dice el periodista Alfonso Rojo, tendremos noticias suyas en breve y muy negras.

Zarqaui deja tras de sí un estremecedor reguero de sangre, incluyendo decapitaciones en directo, como la del ciudadano norteamericano Nicholas Berg. Muhayer, en su empeño por hacerse un nombre, lo dejará también. Para ambos, el terror es tanto un medio como un fin.

El primero impulsó su liderazgo matando a civiles iraquíes y azuzando la violencia entre suníes y chiíes. Su desaparición es una buena noticia para el conjunto de los iraquíes, que se han librado de un sanguinario terrorista, reconocido culpable de los peores crímenes cometidos en los últimos años en aquel país. Esto merece ser recordado a la hora de juzgar la contundencia de los medios utilizados por el ejército norteamericano para actuar en este caso.

La eliminación del terrorista más buscado en Irak ofrece la oportunidad al nuevo Gobierno para cambiar la situación. Pero la aparición de su sustituto, obliga a abandonar cualquier sentimiento de euforia, porque ya sabemos que el esquema de organización yihadista permite a los terroristas seguir actuando más allá de la desaparición física de uno de sus cabecillas.

Abu Graib, Guantánamo, al igual que los hechos recientes en la aldea iraquí de Haditha, donde murieron civiles, han supuesto para Estados Unidos críticas durísimas. En el caso de la cárcel iraquí, los culpables fueron condenados. Y la Cruz Roja ha denunciado la situación de los presos en la base de Cuba porque se le ha permitido el acceso a ellos.

Aún así algunos son incapaces de llamar a las cosas por su nombre e insisten en conceder el beneficio de la duda a sospechosos de ser terroristas extranjeros antes que a hombres y mujeres de uniforme. A estos, les recordaré que mientras el asesinato de civiles es y continúa siendo una excepción en la historia militar americana, es y seguirá siendo el estilo de vida de los yihadistas.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: